in

Cosas de Mascotas: “Una lamida inocente puede causar enfermedades graves”

Cosas de Mascotas: "Una lamida inocente puede causar enfermedades graves"
Cosas de Mascotas: "Una lamida inocente puede causar enfermedades graves"

El malestar que sentía Greg Manteufel parecía influenza. No lo era. El pintor de casas de 48 años de Milwaukee se había infectado con una bacteria que hizo caer su presión sanguínea y disminuir rápidamente la circulación a las extremidades, que debieron ser amputadas.

Lo más inusual del caso, que agencias de noticias dieron a conocer a principios del mes pasado, es que la bacteria Capnocytophaga canimorsus llegó al torrente sanguíneo del hombre después de que un perro lo lamiera.

La bacteria, explicaron medios de prensa, está presente en la saliva de la mayoría de los perros sanos y por lo general no es dañina para los humanos, pero puede ser mortal en personas alcohólicas o que no tienen bazo.

No es el único microorganismo con el potencial de afectar la salud humana que los caninos podrían transmitir al lamer a la gente. Pero, como advierte el médico veterinario zootecnista Jorge Armando Lara Montero, director general del Hospital Veterinario “El Niño de Atocha”, para que eso ocurra tendrían que coincidir factores como un sistema inmunitario debilitado, falta de higiene personal y prácticas insalubres que involucren al perro.

“Tenemos el lema: ‘El perro sano es el mejor amigo del hombre’, porque una mascota enferma te puede hacer muy infeliz, transmitir enfermedades y ser un enemigo en casa”, advierte.

Aclara: “No se trata de satanizar a los perros, ellos no se tienen la culpa de tener dueños irresponsables; algunos ni siquiera los bañan, o tienen mala nutrición o no tienen el esquema completo de vacunas”.

El médico veterinario señala que la pasteurella es una bacteria que vive habitualmente en la boca de perros y gatos sin producir síntomas y cuando se transmite al humano, por ejemplo con una lamida, llega a causar una infección en la piel llamada celulitis.

Entre las señales de este problema está la aparición de unos granitos. “Aparentemente nada agresivo, pero si la persona padece otra enfermedad que la tiene inmunocomprometida esos granitos pueden convertirse en septicemia” y ocasionarle la muerte, indica el experto.

Lamer, recuerda, es parte inherente de la conducta de los caninos, que lo hacen incluso con sus genitales, donde también están presentes bacterias. “Imagínense que después laman una herida” en una persona, dice.

Aunque se asocia su transmisión solo con mordidas, la rabia se contagia por el contacto de la persona con la saliva del perro infectado y eso incluye lamidas en mucosas o heridas.

El médico veterinario Lara Montero ofrece algunas recomendaciones para evitar infecciones por la lamida de un canino:

Si tu perro te lame las manos, lávatelas bien con agua y jabón, en especial si tienes en ellas una herida o rozadura o te has arrancado un pellejito de la uña.

No permitas que te lama boca, ojos, nariz y oídos, ya que las mucosas son medios propicios para el contagio.

Lleva a tu canino al veterinario para que le elimine el sarro y la placa dentales.

Cumple el tratamiento preventivo de las enfermedades más frecuentes en el perro, como la rabia, para mantenerlas bajo control.

 

Responsabilidad

“Tenemos que hacernos responsables de nuestras mascotas y recordar que no son personas, debemos poner límites para tratarlas”, finaliza.— (Por Valentina Boeta Madera).

A los moscos se les debe controlar de distinta forma

Acusan actos de corrupción con menores de edad