in

Cuestionan el lugar de un pasaje bíblico

La arqueóloga Jessica Rentz limpia el mosaico

La multiplicación de panes y peces pudo ser en Hipos

JERUSALÉN (EFE).— En una colina cerca del mar de Galilea hay restos de la ciudad de Hipos, desde donde los primeros cristianos veían las aguas en las que, según la tradición, caminó Jesús y donde se descubrió un mosaico que abre un debate sobre la ubicación del milagro de la multiplicación de los panes y los peces.

El lugar fue antiguamente un dinámico centro urbano que en la época dorada del Imperio Bizantino contó con unos 4,000 habitantes y se convirtió “en la ciudad cristiana más importante de Galilea”, explica Michael Eisenberg, arqueólogo de la Universidad de Haifa y director de excavación del yacimiento, situado muy cerca del territorio sirio de los Altos del Golán, ocupado por Israel.

Hipos (Susita, en arameo o hebreo), fundado en el siglo II A.C. y fue inicialmente una urbe pagana, albergó en su momento álgido siete iglesias que fueron testigo de la prosperidad de sus habitantes.

Trabajaban en la agricultura y las labores del mar, tenían el griego como lengua franca y formaban parte de un arzobispado del que hay referencias desde el año 359, un elemento que demuestra que en la ciudad imperó el culto cristiano desde tiempos tempranos, y que acogió una pequeña comunidad judía.

Mosaico

En el suelo de uno de los templos excavados, que los arqueólogos llaman “la iglesia quemada”, se descubrió este verano un mosaico tapado por la caída del techo del edificio y las cenizas del incendio que lo destruyó, provocado probablemente por tropas del Imperio sasánida, que conquistaron la región a principios del siglo VII.

Durante las excavaciones la pieza fue hallada en buen estado de conservación, desvelando “bonitas y sencillas decoraciones” que dan detalles sobre el simbolismo religioso de la época.

Algunos de los elementos de decoración del mosaico son canastas de pan y pescado que, “junto con la ubicación de la iglesia, con vistas al Mar de Galilea”, conectan la obra de arte y las creencias de los feligreses locales con el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, que el Nuevo Testamento atribuye a Jesucristo y que, remarca Eisenberg, ocurrió en dos ocasiones.

Los autores del mosaico, en el que también aparecen inscripciones en griego, buscaron realizar una obra elaborada “con un presupuesto bastante bajo”, señala Eisenberg, que destaca que entre sus representaciones hay figuras de aves, peces y frutas, dejando su superficie casi sin espacios vacíos.

La Iglesia de Tabgha, situada en el norte del Mar de Galilea —también llamado Lago Tiberiades— y en su orilla occidental, opuesta a la de Hipos, es el lugar donde la tradición cristiana señala el punto en el que Jesús multiplicó cinco panes y dos peces para repartir entre la multitud que le seguía, y es hoy uno de los lugares más visitados por los peregrinos cristianos del mundo.

Sin embargo, en opinión del director de la excavación en la ciudad de Hipos, “una lectura cuidadosa del Nuevo Testamento” indica que el lugar del milagro podría situarse justo al norte de Hipos, que tenía en su control un extenso territorio en las orillas de este lago de agua dulce que aparece en múltiples referencias bíblicas.

El mosaico podría ser una indicación de ello, aunque Eisenberg matiza que es una teoría que por ahora no se puede confirmar.

“La comunidad local era conocedora del milagro de los panes y los peces, y tal vez conocía su ubicación aproximada”, agrega el experto, que considera que los creadores del mosaico “quisieron crear la conexión con un milagro que no sucedió lejos” del lugar.

Aún así, asegura Eisenberg, todavía hace falta excavar y limpiar un 20% restante del mosaico, un proceso que podrá dar más información sobre los primeros cristianos que habitaron esta antigua urbe, que quedó definitivamente destruida por un terremoto el año 749.

Para garantizar su protección, el mosaico permanecerá cubierto hasta el año que viene, cuando se retomará su excavación con el objetivo de obtener más detalles y arrojar luz sobre el milagro de la multiplicación.

La ciudad

Hipos (Susita en hebreo), fundada en el siglo II a.C., fue inicialmente una urbe pagana, albergó en su momento álgido siete iglesias que fueron testigo de la prosperidad de sus habitantes.

Características

Los habitantes trabajaban en la agricultura y las labores del mar, tenían el griego como lengua franca y formaban parte de un arzobispado del que hay referencias desde el año 359, un elemento que demuestra que en la ciudad imperó el culto cristiano desde tiempos tempranos, y que acogió una pequeña comunidad judía.

Se extiende el mal paso de Venados: pierden en Copa

Cartón de Tony: Relativismo histórico