in

Cuidado con la mujer traicionada

Camilla Läckberg advierte sobre la deslealtad mortal

BARCELONA (EFE).— La venganza, “un tema muy actual”, es el eje argumental de la nueva novela de Camilla Läckberg, “Jaula de oro”, con la que abandona temporalmente la serie “Los crímenes de Fjällbacka”, de la que se han vendido más de 23 millones de ejemplares.

En la presentación de la novela en Barcelona, la autora confesó que no le gusta “el feminismo que atribuye a los hombres todo lo malo que pasa en el mundo”.

En “Jaula de oro” (Maeva) la deslealtad es el germen de una venganza brutal cuando la protagonista Faye se siente traicionada por su marido, Jack, por quien renunció a sus sueños para ayudarle a triunfar en los negocios.

La escritora sueca consideró que “es una responsabilidad compartida” y añadió: “Las mujeres tenemos tendencia a sacrificarnos pensando que ya llegará la recompensa, pero eso es también una mala decisión”.

Justificó la decisión de dejar en pausa su serie criminal porque “una de las amenazas para cualquier escritor es su creatividad, no salir de la zona de confort” y por eso pensó que “era el momento de volver a pasar miedo”.

Desde antes

Aunque la relación de “Jaula de oro” con el movimiento Me Too es inevitable, Camilla aseguró que cuando irrumpieron las protestas feministas en el mundo ya había comenzado a escribir la novela. “Comencé a tener estas ideas después de cumplir los 40 y cuando mi hija comenzó a ser adolescente”.

Reconoció que “el Me Too ha supuesto un cambio muy grande para las mujeres de Europa y América, y en Suecia ha significado un punto de inflexión”.

No piensa que Faye sea un personaje provocador por la venganza que conduce sus actos, porque “si se le cambiara el sexo no se vería de este modo”, y es consciente de que creó “un personaje que se adhiere más al comportamiento de los hombres que al de las mujeres”, si bien “no se espera que las mujeres luchen, se venguen o se revuelvan, sino que se espera que pongan la otra mejilla, que sean buenas madres y buenas hijas”.

Añadió que está “cansada de la clasificación de las mujeres como buenas o malas” y por eso quiso dibujar a una Faye “que vive la vida plenamente, pero tiene también un lado oscuro y está dispuesta a llegar muy lejos”.

A quemarropa asesinan a bañista en balneario de Xul-Ha

Cartón de Tony: Panch(orr)ito