in

De “Oro, petróleo y aguacates”

Son las nuevas venas abiertas de América Latina

Eduardo Galeano escribió “Las venas abiertas de América Latina” cuando apenas tenía veinticinco años; su libro se convirtió en la biblia de una generación de izquierdas que alcanzó el poder en América Latina a principios del nuevo siglo, desde Lula da Silva y Evo Morales a Rafael Correa o Hugo Chávez, indica Editorial Océano en un boletin de prensa.

Tras releer el libro durante sus largos viajes, Andy Robinson se sintió inspirado para escribir sobre la situación actual de esos países, ¿Cuál es la utilización final de estas materias primas en el mundo actual? ¿Qué se puede aprender de los pueblos indígenas para evitar la destrucción medioambiental y afrontar el reto existencial del cambio climático? ¿Cómo repercute la extracción de materias primas en los dramáticos sucesos políticos que han sacudido a América Latina en los últimos años?

“Oro, petróleo y aguacates” reúne dieciséis crónicas, cada una dedicada a un lugar emblemático relacionado con una materia prima aportando las circunstancias históricas y actuales en las que se extraen: de la soya al niobio, de la carne al oro, de la quinoa a la plata, del petróleo al aguacate.

Corresponden a México las crónicas de los recorridos que Robinson realizó por Michoacán, San Luis Potosí y Zacatecas. La moda global del guacamole en el estado de Michoacán, un monocultivo del aguacate, gestionado por el crimen organizado. De San Luis Potosí se habla de cómo el éxito de los huicholes al evitar la reapertura de una mina de plata española del siglo XIX, ha quedado eclipsado por una invasión de turistas, muchos de ellos locos por probar las propiedades alucinógenas del peyote. Y sobre el petróleo se comenta la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador por recuperar el nacionalismo petrolero de Lázaro Cárdenas.

Es así como este libro descubre las causas de las crisis de América Latina, los errores cometidos que han provocado las situaciones que actualmente vivimos, los golpes de estado, el crimen organizado y de manera central, el capitalismo global que victimiza a los productores de materias primas.

 

Homilía del XXVII domingo del tiempo ordinario

Llueve sobre mojado