in

Desafía nuestra capacidad de ser felices

Foto: Megamedia

Uno, dos, tres... por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz(*)

Platicando con los abuelos comentábamos que hay que estar muy atentos ya que, de manera especial durante el envejecimiento, la enfermedad, el dolor y el sufrimiento desafían nuestro deseo y capacidad de ser felices. Tratan de convencernos de que es tonto, más aún, imposible siquiera pensar en la felicidad durante la vejez.

Enfrentar la enfermedad, junto con el dolor y sufrimiento, es el primer grande desafío del envejecimiento humano que, para no quedar atrapados en sus redes, requerimos una buena dosis de espiritualidad.

Actualmente, les comenté, existe consenso en las diversas corrientes de la psicología humanista, en cuanto a que todo proceso de crecimiento y de maduración humanas pasa, necesariamente, por la experiencia del dolor y el sufrimiento y pretender evadirlos o negarlos es una actitud soberbia e inútil.

“Ahora, ¿qué ocurre —les pregunté— cuando pretendemos evadir o negar la enfermedad junto con el dolor y sufrimiento que ésta suele causarnos?

No solo no logramos alejarlos de nuestra vida, sino más bien los perpetuamos, los hacemos más fuertes.

Al pretender ignorar el dolor y el sufrimiento, sea físico o espiritual, se activa un mecanismo psicológico inconsciente que Freud llamaba “fijación al trauma” lo que hace acentuar, fortalecer y volver más recurrente el sufrimiento, provocando un estado neurótico que podemos describir como un escenario traumático del pasado que regresa una y otra vez.

En nuestra siguiente plática, les anuncié, hablaremos de las importantes diferencias entre dolor y sufrimiento y algunas sugerencias para manejarlos.

Psicólogo clínico, UVHM. Manejo de Emociones y Envejecimiento Saludable.WhatsApp 9993-46-62-06 @delosabuelos

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Antigripales en Mérida

En Mérida, ¿Hay desabasto de antigripales? (Vídeo)

Yucatán, casa de los chinos