in

Desayuno de los exalumnos del Colegio Teresiano

Foto: Megamedia

Un fraterno encuentro anual

Amistad y camaradería se vivieron en el tradicional desayuno de exalumnos y mamás del Colegio Teresiano San Enrique de Ossó, celebrado ayer en la cancha techada de la institución.

El encuentro, que tuvo lugar a las 8 de la mañana, es organizado por la Asociación de exalumnos que encabeza Ana María Gómory Martínez de Novelo.

Recuerdos, anécdotas, besos, abrazos y fotografías del recuerdo formaron parte de esta actividad que congregó a 300 mujeres de diferentes generaciones, desde la década de los cincuenta hasta las de recién egreso.

El encuentro también fue ocasión para presentar proyectos y compartir los avances del colegio.

Entre los proyectos que destacan está “Remembranzas Teresianas”, una exposición conformada por piezas y fotografías de los años escolares.

La muestra inicial estuvo expuesta durante el desayuno y como parte del inicio el proyecto fue la entrega de un escudo del colegio (de metal y recubrimiento de esmalte con más de sesenta años de antigüedad) a manos de Rosalinda Manzanilla Cáceres, exalumna de la generación 1952.

La exposición incluye notas publicadas en las páginas de Diario de Yucatán.

Los proyectos

Ana María Gómory de Novelo detalló que la exposición gráfica y de objetos estará en el segundo piso del Centro de Información San Enrique de Ossó, del colegio (ubicado en la calle 58.A No. 493, Paseo de Montejo).

Por otro lado, Ileana Lizama Ramírez, directora de esta institución, adelantó que el campus Cabo Norte estrenará en el siguiente curso escolar el nivel primaria, con la apertura del primer grado. Actualmente cuenta con los tres niveles de preescolar, recordó.

Antes de iniciar el programa de este encuentro, la directora comentó que el desayuno es una actividad que les permite abrazar nuevamente a sus exalumnas.

“Es una forma de extender los brazos teresianos”, sostuvo Ileana Lizama.

Subrayó que en las aulas se forman teresianos para toda la vida, y es ese espíritu que los anima y mueve a participar en diferentes actividades, manteniendo firmes sus tradiciones.

Y es que el programa del desayuno comenzó con una oración de un cuarto de hora, que es parte de las costumbres teresianas.

También incluyó una dinámica de reflexión sobre el significado de ser una persona teresiana.

Como muestra de la importancia de esta institución en sus vidas, algunas de las egresadas incluso viajaron de Quintana Roo, Monterrey y Ciudad de México, sus actuales residencias, para ser parte de esta actividad.

Las personas que deseen colaborar con piezas para el proyecto de “Remembranzas Teresianas” se pueden poner en contacto con las integrantes de la directiva de la Asociación de exalumnos o pasar a la recepción del colegio.— Claudia Sierra Medina

Actividades

Además del desayuno anual, los exalumnos del Colegio Teresiano San Enrique de Ossó se reúnen en otras actividades, como el Rosario, el Pregón y el Torneo de Pesca.

Proyecto

Entre los proyectos del plantel destaca “Remembranzas Teresianas”, una exposición conformada por piezas y fotografías de los años escolares, incluyendo recortes de notas publicadas por Diario de Yucatán sobre las actividades teresianas.

Al día 46 casos de conjuntivitis en Yucatán

Cartón de Tony: Flechados