in

Documentan los meses de encierro

La curadora Diane Wendt muestra una tarjeta de vacunación contra la polio en la década de 1950

Resguardará el Smithsoniano la historia del virus

WASHINGTON (AP).— El Museo Nacional de Historia Estadounidense del Instituto Smithsoniano recibió el frasco que portó la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 aplicada en Estados Unidos, con la finalidad de documentar la pandemia y “este período extraordinario que atravesábamos”.

La nueva adquisición, junto con otros materiales relacionados con esa dosis, fue anunciada en el marco del primer aniversario de declaración de la pandemia.

Los objetos incluyen frascos, equipo de envío especial, uniformes médicos y la placa de identificación de la enfermera de la ciudad de Nueva York que recibió la primera vacuna.

“Queríamos objetos que contaran la historia completa”, dice la directora del museo, Anthea M. Hartig. “Todo, desde el uniforme hasta la unidad de congelación que envió las vacunas”.

Aunque hay numerosos aniversarios relacionados con el coronavirus, el museo eligió recordarlo el jueves 11, fecha de 2020 en que la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia. Ésa fue también la semana en la que gran parte de la vida entró en confinamiento luego de que el virus comenzó a invadir oficinas, hogares y eventos deportivos.

“Nuestro mandato más amplio era documentar este período extraordinario por el que atravesábamos”, apunta Diane Wendt, curadora del departamento de Ciencia y Medicina del museo. “Teníamos el ojo puesto en el desarrollo de vacunas desde el principio”.

La primera dosis en Estados Unidos fue aplicada el 14 de diciembre de 2020 por la firma Northwell Health, proveedor de salud con sede en Nueva York, a la enfermera de cuidados intensivos Sandra Lindsay. Northwell hizo el donativo al museo, que incluye los frascos originales de Pfizer y el contenedor de envío especializado, aproximadamente del tamaño de un frigobar, que entregaría las dosis superfrías empaquetadas en hielo seco.

“Nuestros curadores estaban particularmente interesados en el proceso y el empaque”, indica la portavoz Melinda Machado. “La historia de la vacuna no es solo lo que va en tu brazo”.

 

Prevalece aún débil situación