in

Eje de la educación femenina

Recuerda la obra de las Monjas Concepcionistas

El Patronato Pro Historia Peninsular (ProHispen) informa en sus cápsulas “Miradas en el tiempo”, que transmite en redes sociales lunes, miércoles y viernes, de la importancia de las Monjas Concepcionistas en Yucatán.

Apenas pasado el tiempo de la Conquista surgió la necesidad de un lugar, de un convento para que profesaran las jóvenes que tuvieran estas inclinaciones religiosas y que también sirviera para escuela de niñas, indica durante su participación Anita Aguiar.

En 1596 llegaron las primeras Monjas Concepcionistas desde el colegio, la casa que tenían en Ciudad de México, pero por avatares del destino o más bien de la política en 1863 el gobierno federal ordenó que se clausuraran todos los conventos y en Yucatán esto ocurrió en 1867, año en el que se salió la última abadesa del convento de las monjas, quien era hermana de Justo Sierra O´Reilly, y las últimas monjas que permanecían en el lugar.

La importancia de este centro podemos verla en que cuando se clausuró el convento había más de cien niñas estudiando en el lugar, cita la expositora.

“Conversando mucho con mi querida maestra Candita Souza de todos sus conocimientos sobre educación me atrevo a decir que la existencia de este convento de Monjas Concepcionistas en Mérida fue la primera fase de la educación femenina en el Estado”, concluye.

Campeche se acerca a las 500 defunciones por Covid-19

“El costo no fue de $30 millones”: Sefotur