in ,

El baile de debutantes, “joya de la corona del Club Campestre” (fotos)

Hay optimismo en que se podrá realizar este año

Años atrás, el Club Campestre de Mérida dio inicio a la tradición de coronar a su reina en la velada de bienvenida al nuevo año, en lugar de hacerlo durante el baile de coronación del Carnaval.

La efemérides se cumple en momentos en que el club, en un reflejo de lo que ocurre en el mundo, debe adaptarse a la realidad impuesta por la pandemia del Covid-19. Por esa razón, 2021 fue recibido anteayer por el Campestre de manera insólita: sin la presentación de la soberana ni las debutantes.

Lida Ponce Espejo y Diana Eugenia Palomeque Roche, reinas de 1977 y 1978, en la velada de cambio de año

Sin embargo, el presidente de la sociedad, Arturo Millet Molina, confía en que el baile de debutantes perdure y en diciembre próximo se celebre nueva edición. “Mientras la sociedad yucateca siga aceptando este evento como algo emblemático... Ojalá dure muchísimos años”, comenta.

En 2020, “con el debido tiempo planeamos el baile de coronación”, al que Millet Molina califica como “la joya de la corona del Campestre”. En septiembre comenzó a elaborarse la lista de probables debutantes, que sumaron 36. “A todas en su tiempo les giramos las invitaciones para que pasaran a inscribirse y nos sorprendió la respuesta y el entusiasmo que mostraron”.

Estefanía Tello Gamboa encabeza con su padre, Armando Tello Camino, el baile de bienvenida a 2006, en el cual, junto con otras 42 señoritas, hizo su presentación en sociedad

A principios de octubre, el presidente del club y las mamás de las jóvenes inscritas evaluaron las probabilidades de que se realizara la velada. “En noviembre llegamos a la conclusión de que no era prudente organizar el evento, razón por la cual pensamos con mucho optimismo en que lo podríamos celebrar en mayo de 2021. Pero ya va a ser imposible siquiera soñar en que se pueda llevar al cabo” en ese mes, admite.

“Tomamos la decisión de que el baile se postergue. Somos optimistas, pensamos que en diciembre de 2021 será coronada la reina que nos representará en 2022”.

Reinado de dos años

Hasta que llegue ese momento, Mara Millet Sánchez, quien recibió la corona el 31 de diciembre de 2019, seguirá representando al club. La soberana asegura que, aunque no ha tenido oportunidad de encabezar el mismo número de actividades que sus antecesoras, “con lo que ya pasé y experimenté me voy feliz, porque lo disfruté mucho”.

Ante la imposibilidad de efectuar eventos presenciales, salvo la develización en noviembre de los retratos de Helena Molina Roche y Aranza Ceballos Anchustegui, soberanas 2017 y 2019, en el Salón de Reinas del club, Mara considera que su papel ha sido el de brindar un apoyo moral, no como protagonista, sino detrás de los reflectores.

Sobre estas líneas, Genoveva Cervera Casares, reina de 1987, recibe un obsequio floral de manos del presidente del Club Campestre, Alfonso Martín Vázquez.

“He disfrutado al cien todo lo que ya pasé, a pesar de que ha sido un reinado diferente en comparación con el de otras reinas” y que sería recordado por su ampliación a dos años y porque tuvo lugar en una pandemia.

Como soberana “es difícil mantener el equilibrio entre tu vida social, la escuela y los amigos, más los ensayos, el compromiso y la responsabilidad con el club”, admite. Así que a quien la suceda como soberana le aconsejaría que piense que todo va a salir bien, trabaje de la mejor manera y que “estoy para ayudarla; que no se deje llevar por el estrés, sino que se sienta feliz y lo disfrute”.

Lorena Juanes Esquivel, soberana de 2011, preside en el Gran Salón “José Trinidad Molina Castellanos”, del brazo de su padre, Eduardo Juanes Cámara, la velada de presentación en sociedad de 37 señoritas

Cuando el Club Campestre fue constituido en 1962 decidió dar continuidad a una actividad del Country Club, sociedad de la que es heredero. El baile de debutantes se convirtió así, en palabras de Arturo Millet, en “una fiesta emblemática” para la sociedad, que la mantiene aun cuando acontecimientos similares de otros círculos han desaparecido.

“Al ver la lista de jóvenes que estaban interesadas en hacer su debut este año nos dimos cuenta que la tradición sigue vigente y ojalá que perdure muchísimos años”.

Bodas de oro

Presidente del Campestre de 1984 a 1986 y desde 2002 hasta la fecha, uno de sus recuerdos más gratos es la cena de gala por las bodas de oro del club, con la asistencia de las damas que han sido soberanas, comenzando por María de Lourdes Martínez Peón Martínez, reina de 1962.

“La esencia del baile no se ha perdido”, subraya el presidente, que agrega que el único cambio sustancial ha sido la disposición, durante la presidencia de Rafael Correa Encalada (1988-1990), de que las señoritas desfilen con sus padres en lugar de chambelanes. “Fue el mayor acierto y una de las razones por las cuales el baile sigue vigente. Por testimonio de las reinas, y sobre todo de los papás, sabemos que el período de ensayos es algo que se valora, porque el ajetreo de la vida hace que el papá no conviva con los hijos el tiempo que quisiera”.

En los jóvenes “he percibido que el entusiasmo no ha caído; nos han ayudado mucho las maestras de baile con un cambio sustancial en la música que enmarca este evento: del vals tradicional en los comienzos se ha evolucionado con la época y ahora la música moderna hace que los bailes sigan interesando a los jóvenes”.

“Siempre estamos rodeados de juventud”, subraya.— Valentina Boeta Madera

Lida Ponce Espejo y Diana Eugenia Palomeque Roche, reinas de 1977 y 1978, en la velada de cambio de año
Sobre estas líneas, una estampa de la noche en que se recibió a 2016: Nicole Natalia Bauzá Canto, María Eugenia Ponce Acevedo, Georgina Rivadeneyra Bassó, María Renata Cámara Garibay, María Paulina Rodríguez Sahuí, la soberana Silvana Combaluzier Millet y Lourdes Eugenia Castillo Bolio
Lorena Juanes Esquivel, soberana de 2011, preside en el Gran Salón “José Trinidad Molina Castellanos”, del brazo de su padre, Eduardo Juanes Cámara, la velada de presentación en sociedad de 37 señoritas
María Mercedes Molina Patrón y Patricia Arce Molina después de intercambiar ramos como reinas de 1995 y 1996.
Las 28 señoritas, encabezadas por la reina Valentina Ancona Guzmán, que hicieron su debut a la llegada de 2018. En la velada, el presidente Arturo Millet Molina manifestó su orgullo de que esta tradición continuara viva
María de Lourdes Cámara Díaz, de 2015, quien aparece con Jimena Góngora Escalante, Daniela Echeverría Granja, Alexia Domínguez Bassó, Esther Molina López, María Eugenia Correa Canto y Gihan Daher Gambo

El pago del predial en Mérida, con cambios

AMLO propone consulta sobre despenalización del aborto