in

El buen calzado evita las lesiones

Cambiar los tenis cada año alejaría lesiones físicas

NUEVA YORK (HealthDay News).— Si has hecho una inversión financiera en calzado deportivo sin duda quieres que resulte rentable.

Pero cuando haya señales de desgaste es importante reemplazarlo. Hacerlo ayudará a prevenir lesiones y permitirá ejercitarte con rendimiento máximo.

Según la Academia Estadounidense de Medicina Deportiva Podiátrica (American Academy of Podiatric Sports Medicine), hay cuatro componentes principales del calzado que pueden dañarse o desgastarse. Cuando ocurra cualquiera de las siguientes señales es hora de reemplazar los zapatos:

La dura suela exterior en la base del zapato se ha desgastado en la entresuela o está más desgastada de un lado que del otro.

La entresuela, que es la capa entre la suela exterior y la superior, se ha desgastado y ya no tiene acolchado ni estabilidad. Cuando observes esta área a la altura de tus ojos sobre una superficie plana quizá verás que está arrugada o desigual.

La talonera, un trozo rígido de material en la parte posterior del zapato y por encima de la entresuela, se siente flexible cuando se presiona de un lado a otro, o se inclina hacia un lado. Eso significa que probablemente no ofrezca el soporte esencial para el pie y el tobillo.

Observas señales de desgaste en el cambrillón. Se trata del área entre la parte anterior de la suela y el tacón. Revisa ésa y todas las demás partes de tus zapatos después de hacer ejercicio.

Aunque quizá parezca sorprendente, el calzado deportivo puede deteriorarse simplemente mientras está en tu clóset. Algunos de los materiales que se usan típicamente para fabricarlos pueden secarse en algunos ambientes.

Distancia

Los expertos sugieren reemplazar los zapatos luego de correr o caminar 483 a 805 kilómetros, el equivalente a 45 a 60 horas de ejercicio intenso.

Renovar

Como mínimo, compra un par nuevo una vez al año.

Accidente en Mérida deja daños en una casa

Cartón de Tony: Las letras chiquitas