in

El cáncer de próstata: silencioso y mortal

Algunos tipos de cáncer de próstata requieren quimioterapia

No da síntomas y sin embargo es una de las principales causas de muerte entre la población masculina a partir de los 50 años. De origen desconocido, el cáncer de próstata es silencioso, mortal y, desafortunadamente, un tercio de los casos diagnosticados llegan al consultorio en etapas muy avanzadas.

Mañana se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Próstata, una fecha en la que la humanidad reflexiona en torno a este cáncer que solo se ubica por debajo del de pulmón en cuanto a la letalidad en los hombres.

En los últimos años, la medicina ha logrado importantes avances en cuanto a los tratamientos paliativos, pero actualmente sigue siendo incurable y mucho de ello obedece a dos factores, por un lado al hecho de que no da síntomas y en consecuencia a la falta de una cultura de prevención.

Cuando se diagnostica, uno de cada tres pacientes ya se encuentra en una etapa tan avanzada que el tratamiento además de costoso no garantiza su efectividad, comenta el doctor José Augusto Aguilar Moreno, expresidente del Colegio de Urólogos de Yucatán, quien explica el panorama de este padecimiento en la entidad.

El más letal

“El cáncer de próstata es a nivel nacional el tipo de cáncer más letal en población masculina mayor de 50 años. Su incidencia es casi tan alta como la del cáncer de pulmón y es un problema de salud pública, y mucho de ello se debe a la falta de una cultura de prevención, lo que se refleja en que un tercio de los pacientes que llegan al consultorio, lo hace en etapas muy avanzadas de la enfermedad, los que reduce las posibilidades de un manejo eficiente del tratamiento paliativo”, comenta el doctor Aguilar Moreno.

“No sabemos el origen de este tipo de cáncer, pero sí que con el paso de la edad, algunas células se tornan agresivas contra el organismo y de ahí el origen de los cánceres, pero por qué el de próstata es tan recurrente es un enigma tal que el día que descifremos será un avance muy importante en cuanto a su prevención”, añade.

“Además de la edad, el cáncer de próstata está asociado a la obesidad, el sedentarismo y la diabetes, y estos factores tienen peso en Yucatán, un estado cuya población está muy afectada por ambos factores y por lo tanto debería ser motivo de preocupación de las autoridades al momento de implementar acciones y campañas para la detección oportuna de esta enfermedad”.

La prueba del antígeno prostático es recomendable en la población masculina a partir de los 40 años de edad cuando existan antecedentes de familiares directos diagnosticados (padre, abuelo o hermanos); cuando no existen, lo recomendable es que sea a partir de los 50 años.

La prueba de antígeno prostático puede revelar la presencia del cáncer y su grado de avance, sin embargo el entrevistado subrayó que la prueba del tacto rectal, es más fehaciente al momento de emitir un diagnóstico.

El doctor Aguilar Moreno destacó la importancia de que el sector salud promueva campañas de prevención del cáncer de próstata con la misma intensidad y frecuencia con la que las organiza cuando se trata del cáncer de mama o cervicouterino, porque la población masculina se está viendo afectada por este problema y por lo general desconoce que a determinada edad ya es necesario un estudio para descartar su presencia.— Emanuel Rincón Becerra

Problema cultural

“Culturalmente siempre ha sido un problema para la detección del cáncer de próstata que los pacientes se sometan a la prueba del tacto rectal, pero no hay opción. Los urólogos solicitamos primero la prueba de antígeno prostático, dependiendo de los resultados, solo ciertos casos bajo sospecha requerirán de un tacto rectal, solo así el especialista puede tener una perspectiva más exacta de la magnitud del padecimiento”, recalcó el doctor José Augusto Aguilar Moreno.

“Los pacientes deben entender que lo que está en juego es su salud, su vida, y el urólogo es un profesional que puede ayudarle en la medida que se acerque al consultorio antes de que sea demasiado tarde”, añadió.

Autocríticas de morenista

Progreseño gana beca de EE.UU.