in

El cementerio general y la colonia México: valiosas zonas meridanas

El Cementerio general de Mérida incluye ejemplos significativos de la evolución de la arquitectura en nuestra ciudad y por ello es valioso

Espacios y áreas de relevancia de épocas cercanas

Hoy en la cápsula “Miradas en el tiempo de ProHispen”, Raúl Rivero nos habla de las zonas de valor del patrimonio cultural de Mérida.

“No es nuevo el esfuerzo de los meridanos por conservar su ciudad, sus monumentos, sus sitios, sus tradiciones y su paisaje, pero tampoco es nuevo el reconocimiento al valor excepcional de la arquitectura y la historia de la ciudad de Mérida. En 1982, el presidente López Portillo emitió el Decreto de la zona federal de monumentos históricos, ahí que el enfoque de esta mirada sea la conservación de los monumentos coloniales, como la catedral, el palacio de gobierno, las casas coloniales, los arcos, por mencionar algunos.

“Dicho decreto era importante porque en ese momento lo más relevante —y no solo para Mérida, sino para México— era la conservación de las ciudades coloniales y del pasado colonial y decimonónico. Sin embargo, los estudios sobre la historia y la conservación del patrimonio cultural nos impulsaron a entender mejor el valor de las obras más cercanas a nosotros en el tiempo.

“Es por eso que en 2004 y en 2007 el Ayuntamiento de Mérida emitió las declaratorias de las zonas de patrimonio cultural del municipio de Mérida, en estas zonas se incorporan espacios y áreas propias de principios del siglo XX o de la primera mitad del siglo XX que son de relevancia para la ciudad, como Chuminópolis la primera colonia o san Cosme, hoy García Ginerés, el reparto Dolores Patrón, el pueblo de Itzimná, así como más de diez haciendas que quedaron insertadas dentro de la traza urbana.

Chuminópolis

“Sin embargo, pasan los años y se vio que eso no era suficiente, había que dar otro empujón para poder incluir zonas de patrimonio cultural más cercanas en tiempo o un poquito más difíciles de comprender. En el caso de más cercanas en el tiempo, resultó fundamental impulsar la conservación de la colonia México, como ejemplo sobresaliente de la arquitectura del movimiento moderno internacional, esta arquitectura cercana al período entre guerras y que se impulsa incluso después de la Segunda Guerra Mundial, resulta fundamental para entender a la Mérida que estaba entrando a la segunda mitad del siglo XX y una Mérida que estaba entrado en una dinámica cada vez más modernizadora y que buscaba ofrecer una calidad de vida de tipo justamente internacional, es decir, que la vida en Mérida fuera de tanto valor como lo era en otras ciudades del mundo, y eso se logra a través de la declaratoria de la colonia México en 2013, mismo año en el que se reconoce la zona del patrimonio cultural del Cementerio general de Mérida, fundado sobre la antigua hacienda de San Antonio X-Coholté en 1921.

“El Cementerio general de Mérida incluye ejemplos significativos de la evolución de la arquitectura en nuestra ciudad: ahí están los mausoleos porfirianos que dan cuenta del fin del siglo XIX, están también las rotondas neomayas que nos dan la idea de cómo en la primera mitad del siglo XX la sociedad se iba transformando.

“También hay monumentos del movimiento moderno, pero lo más importante es que hay vida y tradición, porque las tradiciones de los vivos convergen con los monumentos de la ciudad de los muertos.

“Es así, entonces, como en 2013 Mérida reconoce dos zonas de valor fundamental para entender la ciudad que somos hoy: la colonia México y el Cementerio General”.

“En 2013 Mérida reconoce dos zonas de valor fundamental para entender la ciudad que somos hoy: la colonia México y el cementerio general”

Nueva muerte en una cárcel de Yucatán: se presume suicidio

La corrupción, traba para el progreso de Centroamérica