in

El confinamiento lo inspiró

El músico a su llegada a la terminal aérea

“Petit Garage”, el disco más especial de Ara Malikian

MADRID (EFE).— La pandemia obligó al violinista Ara Malikian a cambiar los grandes escenarios previstos en su gira mundial de 2020 por un teatro vacío en España, la escalinata de la Plaza de España en Roma y un panteón en México, experiencias que lo inspiraron para componer “Petit Garage”, su disco “más importante y especial”.

“De un día para otro nos vimos encerrados en casa y tuvimos que parar todo lo que estábamos haciendo y lo que teníamos pendiente. Este disco se ha creado en pleno confinamiento por la pandemia, ha sido un proceso laborioso, pero también muy bonito, porque he podido pasar tiempo con mi familia, cosa que no hacía desde hacía mucho y me ha venido la inspiración de una manera increíble”, explica.

De ahí que Malikian (Beirut, 1968) haya dedicado parte de las doce canciones del álbum a su esposa e hijos: “Son un pilar en mi vida y cuando estoy con ellos la inspiración vuela”.

Además de su familia, tomó como referencia para crear sus canciones lo que estaba aconteciendo en el mundo por el Covid-19, cómo la pandemia afectaba a las personas para bien o para mal, y se sirvió de los momentos “más íntimos y esperanzadores” para crear el disco de estudio, ya disponible en todas las plataformas y al que califica como “el más importante y especial” de su carrera.

Dedicatoria

El popular violinista dice que “Nana arrugada” es uno de los temas más significativos que compuso en el confinamiento, ya que “va dedicado a todos los infectados” por el coronavirus.

“Esta canción está dedicada sobre todo a las personas ancianas y a las más vulnerables de esta pandemia, que han estado aisladas solas o se han contagiado y muerto sin poder despedirse de su familia, sin tener a nadie a su lado para que le tome la mano o le acaricie. Así que compuse esta nana en forma de acompañamiento a esas personas que han pasado miedo y soledad”.

A lo largo de los 41 minutos que dura el álbum el músico —que confiesa que no tiene “un estilo fijo, sino una mezcla de varios”— rinde homenaje a músicos como Mozart y canciones populares como “La llorona”, además de que incluye el villancico “Oro, incienso y mirra”.

No es experto

“No soy un experto en músicas navideñas, y el investigar, buscar y encontrar los sentidos de los villancicos para crear uno a mi manera ha sido muy bonito”.

El músico debió detener la gira prevista por 60 países con el espectáculo “Royal Garage World Tour”. Tras el confinamiento tuvo que sobreponerse, mirar hacia adelante y convertirse en el íntimo “Petit Garage”.

“En la gira nos hemos reinventado y nos ha dado mucha felicidad, sobre todo gracias al público que nos ha dado mucha inspiración y alegría. Como artistas es importante que no paremos, no vale quedarse sin actividad porque la situación sea difícil. La gente necesita cultura, cierto es que lo más importantes es la salud, pero la salud también pasa por la mental y la cultura ayuda a todo esto”.

 

De un vistazo

En pequeño

Ara Malikian suspendió los conciertos a gran escala y adoptó el formato reducido, lo que por un lado ve bien porque pudo actuar en lugares donde nunca pensó hacerlo.

Lo más impactante

“Tocar en el Palacio Real de Madrid, en la escalinata de la Plaza de España en Roma o en un teatro de Guadalajara ha sido genial, pero lo más impactante de mi carrera ha sido la posibilidad de compartir un concierto con los difuntos en el Panteón de Arocutín en Michoacán”, confiesa.

Trece suicidios en lo que va del año

Exigen prohibir el ingreso de tomate de Campeche