in

El esqueleto de Stan, el segundo más enorme

El esqueleto de Stan

Está conformado por 300 piezas

Stan, el Tiranosaurio rex que la casa de subastas Christie’s pondrá a la venta el 6 de octubre, bautizado con ese nombre en honor a su descubridor, Stan Sacrison, un paleontólogo amateur que halló los huesos de su cadera en la región geológica de Hell Creek, en el estado de Dakota del Sur en 1987, fue ignorado en un primer momento al ser confundido con un Triceratops, “que aunque es un descubrimiento también emocionante, es un fósil que es bastante común encontrar” en esa región.

Al parecer, no fue Sacrison quien erró en la primera identificación, sino un científico con quien compartió su descubrimiento.

En 1992 el paleontólogo aficionado se puso en contacto con el Instituto de Investigación Geológica Black Hills que inmediatamente determinó que se trataba de un ejemplar “del principal depredador de su época, el Cretácico tardío”.

Tras un año de excavación y una breve estancia en Japón a donde se trasladó para una exposición, los 188 huesos originales de su robusto esqueleto, sustentados por una estructura de acero, han estado expuestos desde 1996 en el museo del Instituto Black Hills, en Dakota del Sur. Según Hyslop, se cree que un esqueleto completo de T. Rex podría estar compuesto por unas 300 piezas.

El director de Ciencia e Historia Natural de Christie’s, James Hyslop, explica que a través de algunas de las marcas en la estructura ósea de Stan se pueden reconocer heridas sufridas durante sus “veintitantos años de vida”, como varias costillas rotas o punciones en su cráneo y mandíbula, alguna de las cuales podría corresponder al colmillo de otro Tiranosaurio rex sufrida durante una pelea.

“Pero la herida verdaderamente grave sufrida a lo largo de su vida, no fueron las costillas rotas, sino una vértebra en su nuca, que se rompió” y dos vértebras se unieron entre sí. A pesar de eso, “siguió viviendo siendo el mayor depredador con su nuca rota. Era un animal duro”, cuenta Hyslop, que confiesa que se desconoce la causa de su muerte, que sitúa en el cauce de un río.

De acuerdo con el Instituto Black Hills, el dinosaurio Stan es el segundo Tiranosaurio rex del mundo según la cantidad de huesos encontrados.

Aunque se desconoce qué institución, centro o millonario acabará adquiriendo a Stan, las réplicas de su esqueleto se encuentran ya en decenas de lugares en todas las partes del mundo.

Desde el Museo de Historia Natural de Washington hasta el Museo Nacional de Ciencia Natural de Japón, pasando por instituciones museísticas en Manchester (Reino Unido), Oslo (Noruega), Taguig (Filipinas) o Teruel (España) entre muchísimas otras se han hecho con partes o el cuerpo completo de este dinosaurio cuyo peso, según los científicos, pudo rondar en vida entre las 7 y las 8 toneladas (dos veces el peso de un elefante actual).

Y es que en su página web, el Instituto Black Hills todavía ofrece la oportunidad de comprar una copia completa del esqueleto, elaborado en uretano y que puede ser dispuesta en la postura deseada por el comprador siempre que esta sea “natural y anatómicamente posible.”

Su precio, 100,000 dólares, muy por debajo de los en torno a entre 6 y 8 millones que desde Christie’s esperan que alcance el original, pero quizá todavía un poco fuera de presupuesto para quien quiera poner en su vida a “la máquina de matar definitiva, el dinosaurio más grande y malo que conocemos”, al “tirano rey lagarto”.

Serpientes no sustituyen al cubrebocas: autoridades tras inusual hecho

Reconocen con un premio a quinceañera que donó comida