in

El fado, a la conquista de más público

La cantante Marcela Ortiz Aznar se presentará en la Plaza Grande

Ritmo portugués sonará hoy en voz de una mexicana

Considera como la embajadora mexicana del fado, la cantante Marcela Ortiz Aznar, quien esta noche se presentará en la Plaza Grande en el marco del Mérida Fest 2019, está contenta de visitar por primera vez la ciudad.

“Ya tenía muchas ganas de ir y qué mejor que en el marco del aniversario de la ciudad. Me siento muy emocionada”, señala la cantante, en cuyo concierto titulado “Música del Mundo” ofrecerá la música tradicional de Portugal: el fado.

La cantante, quien empezó a interpretar fados en 2003 pero desde 2014 comenzó en incursionar en otras músicas del mundo, anticipa que esta noche el público escuchará únicamente fados, aunque no descarta una que otra sorpresa.

Marcela cuenta al Diario que se sintió atraída por el fado en la década de 1990 cuando descubrió aquella música portuguesa en la voz de Amalia Rodríguez, llamada “La gran diva”. “La escuché, me enamoré y empecé a buscar no solo sobre la música sino todo lo referente al país”.

En 2001 comenzó a ensayar esta música hasta que en 2003, tras dejar su carrera de locutora y profesora y hacer un viaje a Lisboa, se dedica de lleno al fado. “Caí rendida ante esta música que muchos dicen que es triste pero no, es nostálgica pero también tiene fados muy alegres”.

Aunque considera maravillosa la voz de Amalia Rodríguez, fue la sonoridad de la guitarra portuguesa, de 12 cuerdas, lo que verdaderamente la cautivó. “Esta sonoridad me cautivó y por supuesto las letras… a mí me gusta poner atención a cada palabra, las letras me gustaron mucho por su carga nostálgica”.

Discografía

En todo este tiempo, la cantante ha grabado cuatro discos, el último en Lisboa y México y en el que incluyó poesías portuguesas ya existentes y letras en español de su autoría.

En este mismo tiempo, considera que ha evolucionado, pero aún mantiene la emoción al cantar. “Cuando canto fado me transportó allá. Es una gran nostalgia; pero al cantar fados alegres vienen a la mente imágenes de cuando voy caminando en las calles empedradas”.

En especial se acuerda de un concierto en la sala “Felipe Villanueva”, en Toluca, donde fue un lleno total. “Había personas llorando y eso le mueve a uno y, ahora lo puedo decir porque ya pasaron algunos años, uno intenta no llorar al estar cantando un fado”.

Sin embargo, al cantar bossanova y otros ritmos hasta baila. “Los conocidos que siempre me veían muy quietecita con mi falda larga, como me verán en el Mérida Fest, se sorprendían de mi transformación”.

Estos otros ritmos como el bossanova y el jazz, comenzó a cantarlos en 2014 para hacer frente a la falta de difusión de su música. “Pero eso pasa no solo en el fado sino creo que con todas las músicas de raíz, pues muchas veces los festivales van a querer contactar con el artista de origen lo que es comprensible… yo creo que es recurrente que si vas a llevar música de Costa de Marfil, pues lleves a un músico de Costa de Marfil no a uno México que esté haciendo esa música aunque lo haga muy bien”.

Por eso, dice, quiso interpretar otro tipo de música. “Para darle más juego a mi voz y abrirme a más público y que sea más digerible porque el fado es muy bonito escucharlo una hora, pero pienso que al público mexicano le cuesta asimilarlo más tiempo”.

La presentación de Marcela será hoy a las 9 de la noche en la Plaza Grande, donde compartirá escenario con la Orquesta Tata Vasco de Santa Fe de la Laguna y el mariachi “Metarmofosis”.— Iván Canul Ek

 

¿El ogro caprichoso?

La razón pura