in

El Festival “Wilberto Cantón” levanta el telón con “Salomé”

YUCATÁN.— De seducción, lujuria y poder; el deseo para Oscar Wilde tiene nombre de mujer y se llama “Salomé” y en la interpretación del maestro Francisco Marín al frente del elenco de “Caballo Azul”, la polémica y transgresora obra del dramaturgo inglés, escala niveles de erotismo perturbadores en cada palabra, cada gesticulación y cada situación, redimensionando el pasaje bíblico de la muerte de Iokanaán, no desde la perspectiva del profeta sino desde los oscuros adentros de la perversa y astuta mente de una princesa de 15 años de edad.

El despertar del deseo, el anhelo de lo que no se posee y en ello va implícita su destrucción, la suma de todos los miedos e inseguridades de una vida mal habida, un temor de Dios que se antepone a una existencia disoluta, banal y superflua, el poder que enloquece y se excita en el embriagador brebaje del vino, cada elemento de la puesta en escena “Salomé”, desde los actores, pasando por la escenografía minimalista, la iluminación y musicalización, va construyendo la atmósfera del relato, donde las pasiones se pagan con la vida y hasta los juramentos y promesas alcanzan un punto de quiebre donde solo el más débil cederá.

Con una asistencia de alrededor de 400 espectadores reunidos en el máximo foro del arte y la cultura en Yucatán, el teatro José Peón Contreras, dio inicio la edición anual del Festival de teatro “Wilberto Cantón”, el cual estará presentando diversos montajes a cargo de distintas compañías, talleres y grupos locales con variadas propuestas de teatro, de pequeño y gran formato, hasta el próximo 4 de octubre.

“Salomé” enmarca los 50 años de dirección escénica del maestro Francisco Marín y aunque es un montaje realizado hace un año, su esencia sigue siendo atrayente y seductora para el público ya que se trata de una obra escrita por uno de los autores más controversiales y polémicos de todos los tiempos.

Recientemente Francisco Marín habría dicho sobre esta obra: “Tradicionalmente sarcástico, pigmentado de comedia y melodrama, Oscar Wild concibe en ‘Salomé’ una tragedia que terminó siendo una obra transgresora por cuestionar a la sociedad machista y perniciosa de su momento, pues la protagonista ‘la voz del deseo’ es una niña de apenas 15 años (en esta ocasión interpretada por la actriz Bertha Alicia Gutiérrez).

‘Salomé’ es un espejo, un espejo desafiante de la sociedad, no es terso, ni bonito ni prístino, por el contrario es más bien distorsionante, devuelve en su reflejo una imagen que desnuda a la sociedad y deja al descubierto lo peor de ella”.

Además de Bertha Alicia, en esta producción participan los actores Erik Manzo, Alfonso Espinosa, Jancarlo Areu, Bruno García, Miguel Ángel Canto, Laura Zubieta y Fabián Sosa, por citar a algunos.

Al término de la misma, Francisco Marín salió al proscenio con los actores y, tras agradecer la asistencia del público, aprovechó el momento para señalar la importancia del respeto que debe prevalecer en las salas por parte del público que asiste al teatro.

Lamentó que se permita entrar y salir a los espectadores de la sala durante el desarrollo de la puesta en escena como si se tratara de un cine y que existan personas que no tengan la consideración de mantener en silencio o modo vibrador sus teléfonos celulares. “Que una presentación de teatro sea gratuita y no se cobre la admisión, no es razón para no acatar mínimas normas de cortesía y respeto hacia el trabajo actoral que se presenta en escena”, señaló Francisco Marín.

El programa del fin de semana

Este sábado 21 a las 20 horas en el teatro José Peón Contreras se presenta “La Visitación”, obra de Fernando Sánchez Mayans que aborda la violencia que se ejerce sobre las comunidades rurales, apartadas y marginadas de México, a merced del poder y los políticos, sin esperanzas de cambiar su situación.

Bajo la dirección de Enrique Cascante, “la Visitación” conduce a los espectadores por la oscura senda de la impunidad, la desigualdad y la injustica, por un México trastocado por la violencia y el desprecio a la dignidad humana, que emerge de las páginas de los periódicos para tomar la duela del teatro en una historia de tantas que se suceden.

El domingo 22 a las 20 horas en el foro Casa Tanicho de la calle 66 se presenta “Sirenas sin escena” de la autora local Lupita López, un ejercicio de dramaturgia que evolucionó a puesta en escena para abordar la problemática de la mujer en las comunidades apartadas, donde carecen de servicios médicos y además son objeto de violencia de género, intrafamiliar, discriminación y abusos en general.

Ese mismo domingo pero en el teatro José Peón Contreras, en horario de 18 y 20:30 horas se estará presentando “Orinoco” de Ermilo Carballido, bajo la dirección de Francisco Marín y con las actuaciones de Silvia Káter y Bertha Merodio. Se trata de un montaje que tuvo gran éxito hace 31 años en el foro “El Tinglado” de Paseo de Montejo y que ahora llega al escenario del Peón Contreras en una versión más madura y enriquecida gracias al trabajo de las actrices que interpretan a dos vedetes venidas a menos en el ocaso de sus carreras pero unidas por el valor de la amistad que no les permite rendirse pese a la adversidad.

Todas las puestas en escena son entrada libre.- Emanuel Rincón Becerra (información y fotografías).

Dosis de polémica y críticas al Congreso de Yucatán en la Cumbre de la Paz

Miguel Bosé defiende en Mérida el matrimonio igualitario