in ,

Cáncer de pulmón: tabaquismo en el Norte, uso de leña en el Sur

El diagnóstico temprano de cáncer de pulmón impacta en los costos de tratamiento

Es en el Norte del país donde hay una mayor incidencia de cáncer de pulmón asociada a un mayor consumo de tabaco, y en los estados del Sur se tienen los índices más bajos de esta enfermedad que pueden coexistir con un registro más bajo de los factores de riesgo, asociados, en este caso, más al humo de leña que al tabaquismo.

El 5 de abril se conmemora el Día Nacional contra el Cáncer de Pulmón, y con ese motivo los doctores Óscar Arrieta Rodríguez y Marisol Arroyo Hernández, jefe de la Unidad Funcional de Oncología Torácica del Instituto Nacional de Cancerología (Incan) y neumóloga clínica de la citada Unidad, respectivamente, ofrecieron un panorama de este enfermedad a nivel mundial y nacional, detallando los factores de riesgo más allá del tabaco, así como la importancia de la detección oportuna al ser la neoplasia que causa más muertes.

Se estima que el cáncer de pulmón cobra 1.8 millones de vidas anualmente en el mundo y ocupa el primer lugar como causa de mortalidad entre las neoplasias. La enfermedad está asociada entre el 85% y 90 % al tabaquismo, pero hay otros factores de riesgo importantes como la exposición a humo de leña, a asbesto y otros metales, así como a tuberculosis.

El doctor Arrieta Rodríguez precisa que el 90% de los pacientes con cáncer de pulmón fallecen, en gran medida por el diagnóstico tardío. Menos del 1% de los pacientes son diagnosticados en etapas tempranas potencialmente curables.

Más de 7 mil muertes al año en México

La incidencia y la mortalidad causadas por este padecimiento, resalta, son altas, pues es la causa del 18% de todas las muertes por cáncer, de manera que por cada cinco personas que mueren a causa de cáncer, una es por cáncer de pulmón, una estadística que es similar en todos los países.

En México anualmente mueren 7,044 personas por esta causa.

Señala que lejos de disminuir la mortalidad en los países en desarrollo como México, al contrario, incrementó de manera significativa, y se espera que para el año 2035 se dupliquen los casos de cáncer de pulmón en el mundo, por lo que se estima serán más de tres millones de pacientes.

En 2018 en el país se tuvieron 10 mil casos de esa enfermedad, y en 2030 se prevé se lleguen a 20 mil.

La contingencia por el Covid-19, manifiesta el médico, retrasó el diagnóstico y tratamiento de muchos pacientes, por lo que se considera que la mortalidad por cáncer de pulmón aumentará entre 30% y 50%.

El tabaquismo, el gran culpable

La doctora Marisol Arroyo, precisa que el tabaquismo es el responsable del 80% de las muertes por cáncer de pulmón, pues el tabaco contiene más de 7,000 químicos cancerígenos. El tabaco es el responsable de la muerte de seis millones de personas anualmente.

Aunado a ello, apunta que el riesgo de morir por cualquier causa es tres veces mayor en fumadores que en no fumadores.

Detalla que en México el 20% de la población entre 12 y 65 años son fumadores, y hay 30 millones de personas que tienen exposición a humo de tabaco de segunda mano, es decir no son fumadores, pero respiran el humo de los fumadores.

Señala que el tabaquismo de segunda mano incrementa el riesgo de padecer cáncer de pulmón en un 30%.

Respecto a la exposición al humo de leña, puntualiza que el 40% de los hogares alrededor del mundo usan combustible sólido para cocinar o calentar alimentos, por lo que tres billones de personas están expuestas.

La especialista en neumología destaca la importancia de la detección temprana, mediante el tamizaje que se realiza en personas con alto riesgo aunque no tengan síntomas de la enfermedad.

En eso coincide el doctor Arrieta, quien enfatiza el diagnóstico temprano no solo permite una mejora de la vida del paciente, sino que impacta también en los costos de tratamiento, pues en las etapas avanzadas el costo es entre 10 a 15 veces mayor.

Resalta que el Incan desarrollará un programa de tamizaje oportuno para detectar el cáncer de pulmón, con la intención de realizar detecciones oportunas de esta enfermedad en personas de alto riesgo.

Materiales cancerígenos

En relación con el uso del cigarrillo electrónico, Marisol Arroyo Hernández explica que, aunque no hace combustión, la batería está compuesta con materiales de níquel en un 80% y 20% de cromo, metales que son cancerígenos; además, entre los líquidos que contiene hay nicotina, la cual en altas dosis genera daño, y el aerosol que utiliza es cancerígeno.

Desconocido

La especialista apunta que desconocen con exactitud las sustancias que tienen y en qué cantidad, pues no hay una regulación adecuada en el país, y vienen con etiquetas en idioma japonés o chino. Considera que será en unos 30 años cuando se comiencen a ver los efectos del uso del cigarro electrónico.

Escrito por Iris Ceballos Alvarado

Iris Ceballos Alvarado es Licenciada en Periodismo y Ciencias de la Comunicación. Comenzó su carrera en medios de comunicación en 1994 y en agosto de 1997 se integró a Grupo Megamedia. Desde entonces realiza coberturas sobre cultura, espectáculos, salud, educación y calidad de vida.

Presidente de contenidos de TV Azteca fallece víctima de Covid-19

Defraudan a ganaderos en comisaría de Tizimín