in

El legado de tres libanesas

Una “Cápsula en el tiempo” revela sus aportaciones

La aportación al Estado de tres mujeres yucatecas de ascendencia libanesa fue el tema de la “Cápsula en el tiempo” de Prohispen publicada el martes 7 de septiembre pasado en las redes sociales de esa organización, según se informa en un boletín de prensa.

A continuación, la ponencia, que estuvo a cargo de Gustavo Abud Pavía, antropólogo social, maestro y doctor en Educación:

“Esta cápsula la quiero relacionar con la primera en la que intervine, en relación con la llegada de migrantes españoles y posteriormente también la migración libanesa, si bien ambas se dan en el período llamado Porfiriato, cada una ciertamente asume condiciones y características distintas, no solamente en tanto proceso migratorio sino en su proceso de integración o asimilación a la sociedad local.

“Hoy quiero platicarles particularmente de tres mujeres de la migración libanesa, mujeres que aparentemente en la memoria yucateca no están presentes, pero que ciertamente tienen importancia, resaltan por sus condiciones de vida y obviamente por lo que representan en tanto identidad yucateca.

“La primera de ella es Nadima Simón Domínguez, nació en Mérida, Yucatán, fue pianista, oradora, contadora pública y ciertamente es una de las primeras mujeres yucatecas que logra posicionarse en el ambiente académico de la Universidad Nacional Autónoma de México dado que ella fue contadora pública y que hoy en día está en retiro y la UNAM la designó profesora emérita.

“La maestra Nadima Simón es doctora en Contabilidad y Administración Pública y por muchos años ha realizado investigación, docencia, dirección de tesis de maestrías y doctorados. La maestra Simón en sus años jóvenes estudió en la escuela ‘Consuelo Zavala’ y también en la secundaria y en la preparatoria del colegio Teresiano, en ese sentido ella viene a representar una prueba de que la mujer yucateca y sobre todo, la enriquecida con las migraciones fue gradualmente posicionándose en el ámbito académico de nivel nacional.

“La segunda de ellas es María Abud Satel nace en Mérida en 1900, hija de los inmigrantes libaneses Espiridion Abud Homs y Saine Satel. La relevancia de María Abud es que ella es la pionera en la cocina y venta ambulante de nuestros hoy populares kibis.

“María Abud Satel vivía al pie del arco del puente en donde freía sus kibis y a través de sus hijos los puso a disposición de la sociedad meridana en ventas ambulantes. Ella ya en su vejez mantuvo esta ocupación, si bien se fue multiplicando en el gusto de los yucatecos la producción y venta ambulante de kibis, en ese sentido nuestra pionera kibera en Yucatán es María Abud Satel.

“Y por último y no menos importante que las anteriores es Rosa María Alam Jacobo, nació aquí en Mérida, hija de Miguel Alam y Juana Jacobo unos sencillos, muy sencillos inmigrantes libaneses no relacionados con las otras familias de apellido Alam y Jacobo de nuestro medio y ella a muy temprana edad demuestra una gran calidad interpretativa del bolero, entra a formar parte del grupo de artistas y de cantantes de la antigua XEZ de aquí de Mérida. Rosa María Alam Jacobo nació en la calle 61 a dos cuadras y media de la Catedral y hace una exitosa carrera como intérprete musical en la Ciudad de México, en Cuba y en Estados Unidos.

“Rosa María Alam deja testimonios grabados para diferentes disqueras y estuvo muy relacionada en sus años de máxima calidad interpretativa con lo mejor que había en el ámbito musical de la Ciudad de México, hablo de la música popular.

“Esto es lo que quisiera yo agregar a estas cápsulas, considero que constituyen evidencias de nuestra nueva historia”.

 

Serpientes no sustituyen al cubrebocas: autoridades tras inusual hecho

Reconocen con un premio a quinceañera que donó comida