in

El poder de tu sonrisa abre todas las puertas

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

Hablando de habilidades sociales, Vicente Caballo las organiza en seis áreas.

En la primera coloca cinco “habilidades básicas para la interacción social”, que a saber son: sonreír con naturalidad, saludar con afecto, presentarte correctamente, ser cortés en tu trato y pedirlo todo como un favor.

Respecto a la primera habilidad básica que describimos como “sonreír con naturalidad”, lo primero que les recuerdo es que la sonrisa franca es una conducta “ecopositiva”, ya que cuando sonríes es casi seguro que esta conducta haga eco y la otra persona sonría también.

Un estudio acerca de la risa y la sonrisa realizado en grupos naturales mixtos por Marc Mehu y Robin Dunbar, de la Universidad de Liverpool, Inglaterra, distinguió dos tipos diferentes de sonrisas: la espontánea y la deliberada.

El estudio concluye que las personas utilizan la sonrisa espontánea de alguna manera inconsciente, a través de la cual se comparten y enriquecen todas las emociones que están fluyendo en el grupo.

La sonrisa deliberada, en cambio, es más consciente y las personas la utilizan más para mantener su jerarquía en el grupo social.

Un dato curioso: en los grupos en los que había más mujeres los hombres sonreían menos y en los grupos donde había más hombres las mujeres hablaban menos y sonreían más.

Lo más importante es recordar que tu sonrisa es muy poderosa, ya que elimina de tu rostro todo gesto amenazante, de temor o desconfianza y te abre la puerta para tener excelentes relaciones interpersonales y sociales.

Psicólogo clínico, UVHM. Especialista en envejecimiento y manejo de emociones MATIA Instituto Gerontológico. Facebook: Antonio Alonzo y aalonzo@crehas.org

 

Dos muertos y decenas de heridos tras descarrilar un tren en Milán

Retórica inútil…