in

El príncipe Enrique se siente más libre en EE.UU.

El príncipe Enrique en el Circuito Silverstone (2020)

Compara su vida con estar en “The Truman Show”

LOS ÁNGELES.— El príncipe Enrique de Inglaterra asegura que haber trasladado su residencia de Reino Unido a California, en Estados Unidos, le permite “levantar la cabeza” y realmente sentirse “diferente... puedes caminar sintiéndote un poco más libre”, aseguró.

“Puedo llevar a Archie (su hijo) en la parte trasera de mi bicicleta... Nunca habría tenido la oportunidad de hacer eso” en Reino Unido, precisó durante una conversación con el actor Dax Shepard, presentador del pódcast “Armchair Expert”, en un episodio publicado anteayer.

En estas declaraciones, que reprodujo ayer la cadena CNN, el duque de Sussex habló de hasta qué punto él y su esposa, Meghan Markle, intentaron mantener en secreto su relación cuando inició, de cómo se sintió cuando se convirtió en el centro de atención de los medios de comunicación y de su nueva vida en Estados Unidos.

Reconoce que sintió cómo se volvió “loco” a los 20 años, cuando se le veía frecuentemente en fiestas, mientras luchaba con las responsabilidades de ser miembro de la familia real británica.

Enrique dijo que era una carga pesada y que tuvo problemas para enfrentar el hecho de ser un miembro de la familia real. Además temía que su esposa embarazada y Archie, tuvieran que lidiar con la atención de la misma forma que su madre, la princesa Diana, quien enfrentaba una cantidad enorme de atención, y murió en un accidente automovilístico en 1997 a los 36 años en París mientras era perseguida por paparazzis.

“No quiero este trabajo, no quiero estar aquí, no quiero estar haciendo esto, mira lo que le hizo a mi mamá”, pensaba Enrique en aquellos momentos, según confesó a Shepard.

También habló sobre los medios de comunicación en Reino Unido: “Es una mezcla entre ‘The Truman Show’ y estar en un zoológico”, dijo, haciendo referencia a la famosa película de Jim Carrey de 1998 en la que la vida de Truman Burbank es televisada a través de cámaras ocultas mientras se encuentra con personas que son actores contratados.

“La primera vez que Meghan y yo nos reunimos para que ella viniera y se quedara conmigo, nos encontramos en un supermercado en Londres fingiendo que no nos conocíamos”, indicó, y contó cómo llevaba una gorra de béisbol bajada sobre sus ojos para evitar ser reconocido.

El príncipe Enrique reiteró que la situación ha mejorado para él y su familia desde que se mudaron a California.

Con la frente en alto

En febrero pasado se anunció que los duques de Sussex no regresarían como miembros activos de la familia real británica, después de retirarse de sus deberes reales el año pasado.

“Viviendo aquí ahora puedo levantar la cabeza y realmente me siento diferente... puedes caminar sintiéndote un poco más libre”, reiteró.

“Hablar, especialmente ahora en el mundo de hoy, es un signo de fortaleza más que un signo de debilidad”, dijo, antes de argumentar que la salud mental es, de hecho, salud pública.

“Creo que dos de los mayores problemas que enfrentamos en el mundo actual son la crisis climática y la salud mental, y ambos están intrínsecamente vinculados”, subrayó.

El príncipe Enrique está trabajando en una serie documental de varios episodios llamada “El yo que no puedes ver” con la periodista estadounidense Oprah Winfrey, que tiene como objetivo ayudar a levantar el velo sobre el estado actual de la salud mental y el bienestar emocional.— AP y EFE

Para Elisa