in

El quillay, árbol que podría ayudar a crear vacuna contra el Covid

Santiago de Chile (EFE).- El quillay, un árbol endémico de Chile, contiene en su corteza un componente que se ha convertido en un codiciado potenciador para la formulación de vacunas, la saponina, que podría ahora convertirse en un adyuvante natural para formular un eventual remedio preventivo contra el coronavirus.

Así lo explicó un académico de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, quien expresó que la saponina está adquiriendo un protagonismo particular ante su potencial capacidad de estimular el sistema inmune para generar buena respuesta frente a una vacuna.

Contra enfermedades respiratorias

La saponina es utilizada “en medicina, en enfermedades respiratorias y de la piel, y adyuvante de vacunas animales y humanas“, explicó el profesor René Carmona, académico del Departamento de Desarrollo en Productos Forestales de la Universidad de Chile.

Al ser un producto natural, la saponina tiene la cualidad de presentar una mejor recepción en el cuerpo humano, razón por la que figura como un adyuvante clave para la formulación de una vacuna contra el Sars-Cov-2, agregó Carmona.

En la actualidad, al menos el laboratorio estadounidense Novavax usa la saponina en su investigación para el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

El grupo empresarial internacional Desert King, que también está asentado en Chile, se encarga de procesar esta sustancia en el país mediante un proceso químico y ante la posibilidad de que se convierta en un componente esencial para una vacuna contra la COVID-19 comenzaron a plantar árboles quillay en masa.

Así lo informó el gerente de I+D de esta empresa, Leandro Padilla, en un reportaje de la televisión chilena 24 Horas, en el que destacó también que con un kilo de saponia habría para 1,1 millones de vacunas.
La saponina se usa en la actualidad en la vacuna de la fiebre aftosa y ya se probó en el desarrollo de vacunas contra el SIDA, según un comunicado de la Universidad de Chile.

No obstante, su uso principal es industrial y cosmético, ya que se aprovechan sus cualidades como espumante y emulsificante natural en bebidas y cervezas; dentífricos, champú, jabón líquido y cosméticos, etc.
El quillay es endémico de la zona central de Chile y la principal fuente de la saponina, que se encuentra en su corteza, así como también en la madera de fustes y ramas.

Con sus 15 metros de alto en promedio y con un tronco de hasta un metro de diámetro, este árbol de follaje siempre verde y de flores blancas da vida junto a otras especies al bosque esclerófilo chileno.

Actualmente, Chile es parte de los ensayos clínicos fase 3 de la vacuna contra el coronavirus que está desarrollando la empresa farmacéutica china Sinovac, que está trabajando en conjunto con la Universidad Católica del país.

Por otra parte, Janssen, compañía propiedad del conglomerado estadounidense Johnson & Johnson, seleccionó a Chile como uno de los países latinoamericanos para realizar a su vez ensayos clínicos de fase 3.
La farmacéutica estadounidense conduciría los ensayos de la mano de la Universidad de Chile.

En tanto, el pasado miércoles, el ministro de Salud, Enrique Paris, señaló a medios locales que existirían otras tres vacunas en desarrollo que vendrían al país austral para hacer sus respectivos ensayos clínicos.

Lee: Reanudan ensayos de la vacuna de Oxford y AstraZeneca contra el Covid

Un muerto, saldo de un pleito entre pandillas en Xaya, comisaría de Tekax

Con un machete asesinan a un hombre en Conkal