in

El vino perfecto con alimentos del mar

Foto: Megamedia

José Carlos Palacios Sommelier

Hoy presento un tema muy interesante que tiene que ver con el acompañamiento de los vinos blancos con los mariscos y pescados.

Todavía creemos que solamente este vino es el ideal para esos alimentos. La consigna es empezar a abrirse y probar algunos vinos tintos, rosados y espumosos (incluso la cerveza).

Esta experiencia nueva de maridar o armonizar un plato con vino es muy enriquecedora con los productos de mar.

Aunque no hay reglas establecidas y cada uno bebe lo que más le gusta, debemos considerar algunas cosas para sentir mejor la degustación, ya que una mala elección podría no ser del agrado del comensal.

No todos los platos se llevan con la comida, y no todos los frutos del mar “piden” la compañía de un vino blanco; podremos encontrar en algunos vinos rosados y en tintos suaves el complemento ideal. Mucho tiene que ver con la salsa o la preparación con la que cada uno de estos platillos estén hechos.

¿Cuáles vinos son los ideales para los pescados? Para un pescado frito hice algo atrevido y lo armonicé con un jerez de los denominados manzanilla, le aporta una frescura y un sabor único a la preparación.

Para un robalo son recomendables algunos vinos blancos frutales y aromáticos, como la variedad de uva verdejo, albariño y sauvignon blanc.

Si se trata de algunas elaboraciones de pescados que lleven salsas con mantequilla, se pueden apreciar más con un chardonnay o un viura, una uva de Rioja, y si tiene algo de barrica, mejor.

Si los pescados son elaborados con limón o naranja, quedan perfectos con vinos de uva riesling o algún muscat seco.

También, si tenemos salmón, al ser un pescado muy graso, marida muy bien con vinos tintos jóvenes e, incluso, con vinos espumosos, como el cava, la champaña o el prosecco.

A algunos otros pescados como atún, mero y bacalao le van perfectamente bien los tintos jóvenes y ligeros, o rosados frescos y cítricos.

Los vinos espumosos son una opción más que interesante a la hora de atreverse a hacer algo diferente.

Un pescado como la merluza —ya sea a la plancha, al vapor o al horno— va muy bien con vinos de las variedades blancas de uva godello, verdejo, airén, macabeo, etcétera. Por lo general se opta por vinos con frescura y acidez moderada.

Para una langosta o un bogavante con salsa a base de mantequilla le van muy acertadamente los vinos del tipo chardonnay y si tiene algo de barrica, mejor.

Para camarones en cualquier tipo de preparación, los vinos aptos son blancos aromáticos y afrutados como gewurztraminer o riesling, o los elaborados en Cataluña como garnacha blanca o parellada, aunque también los vinos de uva chenin blanc aportarán ese toque de frescura al platillo.

Para acompañar ostras y percebes, los vinos espumosos secos son la mejor y más atinada opción, aunque también los vinos de Rías Baixas son fantásticos para esos tipos de platillos.

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Hombre atacado a balazos en avenida de Cancún

Atacan a balazos a un hombre en una avenida de Cancún

Jazz y expresionismo en la obra de Jazzamoart que llega a Mérida