in

Elena Martínez Bolio hace frente a nuevos retos

Elena Martínez Bolio en el taller donde realiza piezas textiles únicas que le sirven como medio para transmitir mensajes a quienes las portan

Es fiel a su filosofía

¿La emprendedora se convirtió en artista o la artista en emprendedora? Es difícil saberlo cuando se trata de Elena Martínez Bolio, quien hizo del textil una forma de expresión, pues hilvana en finas telas todo lo que de su corazón y mente fluyen con una visión feminista que reúne reconocimiento a la igualdad de géneros y justicia, pero también sensibilidad y emoción a flor de piel.

De esta manera es que las prendas que confecciona —blusas, hipiles, rebozos y cubrebocas, entre otros— están cargadas de tenacidad, de mensajes, de historias que hablan sobre la naturaleza y la lucha de las mujeres, de la vida misma que la rodea a ella y a todos.

Elena Martínez es una de las invitadas al ciclo de webinars “Mujeres que inspiran”, organizado por Grupo Megamedia. La participación de la artista visual será el próximo jueves 11, a las 19 horas.

Como creadora artística y directora de Desbordada, la empresa que fundó para comercializar las prendas que elabora, Martínez Bolio compartirá con la audiencia su visión del arte como sustento.

En ese sentido, expresa que hay la creencia de que los artistas toman el lienzo solo cuando les llega la inspiración, pero no es así, porque en realidad la creación es un trabajo constante.

Destaca que, aunque la meta inmediata sea exponer la obra, la función principal de un artista es llegar a la gente por medio de los mensajes que transmite con sus piezas. Su labor no es decorativa, sino una tarea difícil.

Y es que, recuerda, en la época del Renacimiento todo lo bello era digno de llevarse al lienzo, mientras que ahora “todas las crisis sociales y las ampollas sociales, lo que está sucediendo, es lo que debe llevarse al lienzo”.

Señala que por fortuna los museos poco a poco han ido cambiando de puntos de vista y abriendo espacios a quienes trabajan temas como la prostitución, la violencia y la diversidad sexual, pues “no podemos como artistas tener los ojos tapados a eso”.

Elena Martínez comparte que se inició en el bordado y los textiles en la década de 1990, cuando buscaba una forma de obtener remuneración económica sin salir de casa para poder atender a sus hijos y su padre ya mayor.

Pensó en seguir el ejemplo de su abuela y su mamá, que exploraron el mundo de la confección, el tejido y la venta de antigüedades.

Cambio

Una de las cosas más difíciles de lograr, un reto para ella, fue cambiar la forma en que las personas veían sus obras, pues no se trata de simples prendas, sino que en cada pieza única —pues no trabaja sobre patrones— está encerrado un mensaje, una historia que se cuenta con ayuda de hilo, aguja y tela.

Admite que en un principio solo mujeres extranjeras que radican en Yucatán adquirían sus creaciones, pero paulatinamente más personas fueron entendiendo el valor de cada una de las confecciones que pone a la venta como arte-objeto utilitario, es decir, una obra de arte que se lleva puesta.

Las sugerencias que Elena Martínez da a las mujeres para lograr sus metas y prosperar como emprendedoras son recibir capacitación de manera constante y nunca dejar de leer y estudiar, pues, aunque tal vez no tengan tiempo de acudir a una institución educativa, la lectura es un medio de aprendizaje.

Asimismo, recomienda escribir y analizar lo que sucede en la vida personal y llevar una bitácora del día a día, pues esto puede convertirse en fuente de inspiración para proyectos.

Igualmente, estar atentos a los cambios en el mercado en el que se incursiona, no solamente a fin de tener herramientas para innovar, sino también para adaptarse a las nuevas condiciones; registrar las obras, y respetar la filosofía de la marca, que en su caso es hacer una pausa de tendencias consumistas.

En cuanto a los retos que ha enfrentado, Elena Martínez explica que, como resultado de la pandemia, uno de ellos es la obtención de materias primas, ya que solía viajar para adquirir los elementos para sus prendas, y ahora no puede hacerlo.

Aunque cuenta con una reserva de material, es un desafío hacerse de textiles, hilos, fibras y tinturas.

Su alma

Pero el reto más importante para esta artista visual es no alejarse de la filosofía con la que nació su labor, que es que cada artículo tenga un tiempo de elaboración, creación y espera para poder imprimirles el alma con la que imaginó su trabajo.

Además de Elena Martínez Bolio, en el ciclo de webinars “Mujeres que inspiran” participarán también la diseñadora Vero Díaz y Naomi Peniche, directora del Centro Integral de Salud y Belleza.

El precio de acceso a cada una de las sesiones es de $150. Quien desee participar en los tres webinars podrán hacerlo mediante un pago de $300. Además, las primeras 50 personas inscritas recibirán un obsequio sorpresa.

Los suscriptores de Diario de Yucatán recibirán un 20% de descuento adicional si se inscriben a las tres sesiones, de manera que para ellos la cuota será de $240.

El pago se puede hacer en efectivo, con tarjeta de crédito o débito y mediante transferencia bancaria.

Las inscripciones se realizan en la liga https://webinar.yucatan.com.mx.

Se puede solicitar más información al teléfono 9992-33-71-88. También se puede encontrar en las diversas plataformas del Diario.— Iris Ceballos Alvarado

Ciclo Detalles

“Mujeres que inspiran” se realiza en el marco del Día Internacional de la Mujer.

Fechas

Los webinars tendrán lugar mañana martes, con Vero Díaz; el jueves 4, con Naomi Peniche, y el próximo jueves 11, con Elena Martínez Bolio.

Horario

Las conferencias serán a las 7 p.m.

Escrito por Iris Ceballos Alvarado

Iris Ceballos Alvarado es Licenciada en Periodismo y Ciencias de la Comunicación. Comenzó su carrera en medios de comunicación en 1994 y en agosto de 1997 se integró a Grupo Megamedia. Desde entonces realiza coberturas sobre cultura, espectáculos, salud, educación y calidad de vida.

Científicos logran clonar un hurón de patas negras

Niño de Oxkutzcab pierde la batalla ante una enfermedad autoinmune