in

En Cottolengo “resucitan muertos”

Nelly Ríos Ruiz

Sesión especial por su 36 aniversario

Es casi el mediodía, es hora del refrigerio. Los internos de “Cottolengo” reciben una ración de pastel y un vaso de horchata. También le toca al reportero. Ríen y bromean. La religiosa que los acompaña les sigue el juego y trasluce el cariño que siente por ellos.

La hermana Carmen dice que se siente feliz de convivir con los “muchachos” aunque a veces se “pelea” con ellos. Gaspar escucha y asiente con la cabeza. Luego se le acerca, le cruza el brazo en los hombros y le besa la frente.

Otro joven pregunta a la monja si le quedan dulces. La religiosa pide le traigan la bolsa y le regala tres al muchacho. También le toca al reportero. La hermana Carmen tiene 56 años en la congregación de la hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul. En Cottolengo lleva cinco años y dice que los va a extrañar cuando la cambien de servicio.

Ya son las 12 del día. Por una de las calzadas arboladas de la casa llega el entrevistado. Raúl Ignacio Kemp Lozano no habla como sacerdote, mucho menos como canónigo de Catedral. Tampoco parece el director de una gran obra. Es familiar y amigo de alcohólicos. Comparte la experiencia enriquecedora de convivir con ellos desde hace 36 años.

De familia

En realidad su amor a los alcohólicos se remonta a la niñez. “Mi padre era alcohólico, era inglés de familia acomodada, educada, lo cual no lo libró de padecer la enfermedad. Mi madre, mexicana, era la que llevaba el control de la casa”, cuenta.

“No recuerdo haber visto a mi padre caído de borracho, aunque a mis hermanos sí les tocó ir a buscarlo cuando le avisaban a mamá que estaba tirado por ahí. Mamá trataba de encubrirlo y disculpaba sus ausencias. Nunca convivimos con papá en fiestas, navidades o cumpleaños. Para mí era un desconocido. La ausencia de papá se notaba en nuestro comportamiento. Estábamos afectados por una enfermedad perversa.

El alcoholismo es como el juego de yoyo, te lleva de un extremo al otro, te lanza y te agarra, de arriba a abajo.

“Ya de grande tuve la necesidad de acudir a Al-Anon, donde los familiares alcohólicos recibimos ayuda”.

Inicios

¿Cómo nace Cottolengo?

“Siempre trabajé con obreros y con pobres, fundando colonias como la Nueva Hidalgo, el Porvenir, San Camilo. Así surgió el Colegio Motolinía y el Movimiento Obrero Social (MOS).

“En esa etapa los alcohólicos y drogadictos me humanizaron, me hicieron cristiano. Descubrí que en el alcohólico había un gran potencial ilimitado. El alcohólico es como una moneda de oro metida en una bacinica de mierda. ¿Quién se atreve a meter la mano para sacar la moneda? Pues a mí Dios me tomó la mano y me la metió ahí”, enfatiza.

El padre Kemp hace una pausa para trasladarse a un jardín presidido por una escultura de la Virgen de la Medalla Milagrosa. “Fue coronada guardiana de Cottolengo, el 27 de noviembre de 1988, por el arzobispo Manuel Castro Ruiz”, evoca.

Mientras recorre otras áreas, comenta que en 36 años ya recibieron a 8,750 alcohólicos y drogadictos, no solo de Yucatán, sino de toda la República y otros países.

Alcohólicos Anónimos (AA) y Al-Anon son la columna vertebral de Cottolengo, explica. La recuperación no se puede lograr sin el programa de AA. La familia no puede sanar del contagio sin la ayuda de A-Anon. El secreto está en la vida espiritual de los 12 Pasos.

¿Cuál es la motivación del padre Kemp para consagrarse a esta obra?

“Para un sacerdote Jesús es todo, vida, agua, oxígeno, fuego vital, pan, energía. Él transforma tu mente, hace que te intereses en lo que vale la pena, la familia, la salud, el arte, la belleza, el servicio. Cuando sirves te enriqueces. Jesús lo dijo ‘yo vine a servir’. Si volviera a nacer, yo haría lo mismo, servir a alcohólicos y drogadictos. Ellos me dan más de lo que yo a ellos. Cottolengo resucita muertos. Cuando veo a un alcohólico sobrio miro a Jesús resucitado”.— L.A.L.C

Apoyo para el enfermo y la familia

El padre Ignacio Kemp ve pasar a la hermana Nelly y la llama para la entrevista.

Doble fiesta

La religiosa dice que tienen doble fiesta, el aniversario de Cottolengo, el jueves 23, y el día de San Vicente de Paul, el lunes 27.

Vocación plena

Nelly Ríos Ruiz vive plenamente su vocación. “Nosotros nos dejamos evangelizar por los que servimos y aprendemos de ellos. Vivimos nuestra vocación viendo a Cristo en el rostro de cada alcohólico”.

Al-Anon para la familia

La religiosa invita a las familias a conocer la enfermedad del alcoholismo. A un costado de Cotollengo funciona un grupo de Al-Anon, los domingos a las 12 del día, para toda la familia.

Sesión abierta

Mañana jueves 23 se celebrará el 36o. aniversario de Cottolengo con una sesión extraordinaria, abierta a todo público, de 6 a 8 de la noche, en el Auditorio. Más información al celular 9992-57-69-82

Pronostican lluvias vespertinas

Pronostican lluvias vespertinas para mañana

Otra imagen de la buena afluencia en el hospital militar de Mérida por la aplicación de segunda dosis de vacuna contra Covid (Foto de José Valerio Caamal Balam)

Reportan 16 nuevas muertes por Covid en Yucatán