in

Entregados a la comunidad

El presbítero Saúl Che Chi (segundo de izquierda a derecha) posa con Luis Domingo Flores Zamora

El ministerio del acolitado fortalece su compromiso

Este mes, Miguel Ángel Peraza Padilla, Lorenzo Eulogio Solís Loeza y Luis Domingo Flores Zamora recibirán el ministerio del acolitado en ceremonias presididas por el Arzobispo de Yucatán, monseñor Gustavo Rodríguez Vega.

El acolitado pertenece a los ministerios de la iglesia y fue creado con el fin de dar a Dios el culto debido y prestar un servicio adecuado al pueblo de Dios.

Algunas de las principales funciones de un acólito son: cuidar del servicio del altar, ayudar al diácono y al sacerdote en las acciones litúrgicas, distribuir la sagrada comunión como ministro extraordinario de la comunión, según las condiciones establecidas para ello, y exponer públicamente el Santísimo Sacramento de la Eucaristía a la adoración de los fieles.

“Fui ministro extraordinario de la sagrada comunión y a partir de ese momento sentí el llamado, porque sientes esa satisfacción de ayudar al prójimo, porque el enfermo está esperando comulgar, que Jesús lo visite y poder llevar a Jesús al enfermo es una parte muy bonita, que me llena mucho”, aseguró Peraza Padilla.

El llamado también lo escuchó Solís Loeza, ya que “empiezas a sentir esa necesidad de estar al servicio de la Iglesia, yo tenía otros planes, jubilarme e irme a pescar, pero el Señor tiene otros planes y me los cambió completamente”.

Por su parte, Flores Zamora era ministro de la Eucaristía y sentía que debía comprometerme más como integrante de la Iglesia: un diácono lo hizo reflexionar de que los católicos deben vivir comprometidos con su iglesia, no basta con ir a misa, sino que debe ser un servicio de todos los días.

Su andar en la Iglesia

Peraza Padilla tiene 56 años de edad su parroquia de origen es María Madre de la Iglesia, de la colonia Jesús Carranza. Está casado con María de Lourdes Jiménez Ambrosio, con quien tiene tres hijos.

Lleva 16 años en el Movimiento Familiar Cristiano, cuatro años en el Círculo de Novios, 12 años como ministro de la sagrada comunión y año y medio en la Pastoral de Monaguillos.

En la actualidad está asignado en año pastoral a la parroquia de Santa María de Guadalupe (Cordemex), donde recibirá el ministerio del acolitado el 24 de febrero en la misa de las 19 horas.

Solís Loeza tiene 51 años de edad y su parroquia de origen es Refugio de pescadores en la capilla la Purísima Concepción (Chichí Suárez); y está casado con María Aldemira Chi Cua.

Ha participado como adorador nocturno por 10 años, ha sido catequista por el mismo tiempo, en el coro ha estado por 25 años, lleva seis años como ministro extraordinario de la sagrada Comunión y apoya en la formación del equipo Motor de Pastoral Social Parroquial.

Está asignado en año pastoral a la parroquia de Santa María Goretti (Vergel III), donde recibirá el ministerio del acolitado el 17 de febrero a las 12 horas.

Flores Zamora tiene 56 años de edad y su parroquia de origen es el Divino Redentor (Pensiones); él está casado con María Alejandra Huerta Ábrego.

Juntos han participado en Círculo de Novios, pláticas prematrimoniales, ha sido adorador en la capilla de adoración perpetua y ministro extraordinario de la Sagrada Comunión.

Está asignado en año pastoral a la rectoría de Nuestra Señora de la Asunción en Mocochá, perteneciente a la parroquia la Purísima Concepción de Baca, donde recibirá el ministerio mañana domingo a las 12 horas.— Luis Iván Alpuche Escalante

 

Se quema empresa en el Periférico de Mérida

Cartón de Tony: La señora de los tentáculos