in

Es posible que la ciencia supere la brecha de género

Científicas participantes en el programa Homeward Bound durante su expedición anual a la Antártida

Potencial indudable

BOGOTÁ.— La danesa Mette Hoé confiesa que por poco sale corriendo de la primera conferencia científica a la que acudió, pues entre los asistentes solamente veía a hombres de edad vestidos con el mismo estilo de traje.

“Pero, al observar a fondo, descubrí que la clave para ellos estaba en el ‘networking’ (redes de trabajo). Me concentré en ello, cometí errores como casi todos, pero mejoré y hoy en día la creación de redes estratégicas es una habilidad central en mi papel de líder”, subraya la experta de 45 años.

Precisamente el objetivo central del programa Homeward Bound es crear una red de 1,000 mujeres de diferentes edades y nacionalidades en un plazo de diez años, como una manera de hacer frente a la baja representación femenina en posiciones de liderazgo y en el campo de la ciencia.

La agencia EFE reporta que, de acuerdo con la ONU, menos del 30% de los investigadores del mundo son mujeres y, aunque más niñas asisten a la escuela que antes, parecen perder el interés en las materias STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) a medida que llegan a la adolescencia.

Para revertir esa tendencia, el organismo propone combatir el mito de que a las niñas no les gusta la ciencia y otros estereotipos de género, además de aumentar la inversión en capacitación.

“Nunca he dudado del potencial de las mujeres en la ciencia, pero hemos estado perdiendo ese potencial en una tubería con fugas, en la que a mayor nivel académico menos mujeres encontramos”, afirma Daisy Hessenberger, genetista austríaca de 29 años e integrante de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Esa deserción, según las ingenieras Kristen Howard y Kelsie Clarke, se puede atribuir a factores como el “sesgo laboral”, en el que un hombre tiene más probabilidades de ser contratado que una mujer; a la brecha salarial de género, que aumenta con la edad, la raza y una discapacidad, y a la dificultad que representa ser científica y madre a la vez.

 

Poderoso vuelo de Conkal en la Estatal

Cartón de Tony: Cuevas en Yucatán