in ,

Es testigo mudo del paso del tiempo

Cinthya Cruz Castro

Reconocimiento de la Unesco a la Fototeca Guerra

Tras 12 años como encargada del área de conservación de la Fototeca Pedro Guerra de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), Cinthya Cruz Castro es desde hace dos años y medio su coordinadora y principal promotora.

Este mes, el Fondo Guerra, de la Fototeca, fue reconocido como Memoria del Mundo México-Unesco, distinción que reafirma la importancia del acervo en el que se narran más de cien años de la historia del sureste mexicano.

Este archivo histórico fotográfico fue donado a la Universidad desde hace más de medio siglo y otorgado a la Facultad de Ciencias Antropológicas, quien creó la Fototeca Pedro Guerra, donde se resguardan, clasifican y digitalizan las fotografías, trabajo que realizan profesores y estudiantes de esta casa de estudios.

Cinthya llegó a la Fototeca a través del programa de servicio social y le tocó digitalizar la película de nitrato de celulosa porque se estaban preparando para su congelación como medida de conservación.

“Siempre me gustó digitalizar y ver quiénes están en las imágenes, así que sin falta acudía de lunes a viernes mis cuatro horas y se presentó la oportunidad de poder ingresar, fue cuando ya tuve toda la capacitación y todas las herramientas para seguir trabajando aquí”, dijo la joven coordinadora entrevistada en el marco de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey) 2019, donde presentan una exposición.

Desde que inició su labor, Cinthya se dio a la digitalización de la mayor parte de los nitratos de celulosa, pues explicó que éstos, superando los 30 grados empiezan a hacer combustión por sí solos y peligra no solo el acervo sino la vida de las personas. “Nos hemos centrado a lo que es conservación preventiva, es decir estabilizar los negativos, desde controlar la humedad relativa y la temperatura, hasta las limpiezas básicas, asignación de nomenclaturas y encapsulados”, comentó.

El trabajo no se detiene en este acervo que refleja el valor y el compromiso de protegerlo para beneficio de la humanidad, es de los pocos en todo el país que cuenta con casi todos los procesos fotográficos y en el que se encuentra registrado, parte de la historia y de la sociedad yucateca en más de 500 mil imágenes.

La coordinadora explicó que dependiendo del estado de deterioro se van trabajando los materiales, se ha digitalizado la mayor parte del acervo, se ha realizado trabajos de impresión calidad de exposición, y a la vez se dirige a becarios, servicio social y trabajadores.

Pero no todo ha sido sencillo, Cinthya Cruz indicó que trabajar un acervo es muy complicado, dado que necesita características muy específicas al igual que infraestructura adecuada para continuar de manera permanente los trabajos de preservación del acervo.

Es necesario buscar recursos, mantener el acervo siempre estable, generar información y devolverla a la sociedad, para que ellos encuentren algo de su interés y se encuentren identificados con las imágenes que ven.

“Eso ha implicado mucho trabajo, mucho esfuerzo para generar estrategias y que la comunidad se sienta parte de este acervo y que lo conozca cada vez más”, comentó.

Cinthya dijo que en todos estos años, tanto en conservación como ahora, ha abordado la imagen desde distintas disciplinas y perspectivas y cada vez que se enfrenta a la misma imagen, no importa si son cinco o 20 veces, siempre se le encuentran elementos nuevos, siempre es diferente ese encuentro con la fotografía.

Sobre el reconocimiento como Memoria del Mundo México-Unesco, expresó que esta iniciativa de la Unesco es destinada a preservar el patrimonio documental del mundo albergado en bibliotecas, archivos y museos, como símbolo de la memoria colectiva de la humanidad y se otorga a los acervos documentales que resguarden material relevante para la memoria de México.

En el país se han otorgado 63 reconocimientos, entre ellos: la Biblioteca Palafoxiana, el Archivo Manuel Álvarez Bravo, así como la obra de Fray Bernardino de Sahagún, entre otros.

Es un reconocimiento que se le dio al Fondo por las características tan singulares que tiene, como el contenido de las imágenes en las que se registran varios actos históricos y por la materialidad en la que está suspendida la imagen, pues con excepción del daguerrotipo, el Fondo Guerra tiene casi todos los procesos fotográficos, partiendo del colodión húmedo, plata gelatina sobre vidrio, nitrato de acetato de celulosa y poliéster, lo que muy pocas fototecas tienen.

La exposición de la Fototeca en la Filey se presenta en el pasillo principal frente a los cines y se titula “Rostros ilustres” y está conformada por 15 personajes importantes en la historia de Yucatán, quienes entraron a lo que era la entonces Fotografía Guerra y se retrataron, dado que el entonces estudio era un referente en la fotografía yucateca. El formato en el que se presentan las fotografías es el de “cartas de visita”, un tipo de impresión que llegó a realizar el estudio Guerra y que se popularizó a finales del siglo XIX.— Luis Alpuche Escalante

Satisfacción

“De todos estos años de labor, me quedo con la expresión de las persona, pues cada actividad que hacemos es siempre pensando en la comunidad en general”, dijo Cinthya Cruz Castro, coordinadora de la Fototeca Pedro Guerra. “Me quedo con la gran satisfacción de estar en este tipo de eventos (Filey) o en cualquier actividad y ver cómo la gente se acerca a la Fototeca”, comentó.

Acercar al público

Cinthya aseguró que lo mejor de su trabajo es ver en los visitantes su gusto por la labor realizada y en ella ver el interés por su pasado e historia. “Eso es lo mejor”, apuntó la coordinadora.

VÍDEO: “Bola de fuego” cruza el cielo de Los Ángeles

Cartón de Tony: Yes, you CAN