in

Es un comunicador

El director de una orquesta guía una “danza invisible”

LOS ÁNGELES (EFE).— Alumno aventajado de Gustavo Dudamel, el chileno Paolo Bortolameolli, quien acaba de ser nombrado director asociado de la Filarmónica de Los Ángeles, asegura que un maestro debe “ser un comunicador” que conecte con su orquesta y escuche a sus músicos, pero también que sepa enganchar al público.

“Si partes de que el director no toca ni siquiera una nota, la única posibilidad que tiene de hacer bien su trabajo es comunicar sus ideas, que se cree esta danza invisible entre lo que tiene en su cabeza y lo que está sonando (…), que sea como un baile orgánico en el que nadie se pise los pies”, explica.

Añade que esta faceta no se refiere solo a lo que se dice sino también a lo que transmite con gestos.

“Siempre lo extrapolo a qué puede hacer un director fuera del podio. Los directores deben ser comunicadores no solo cuando están ensayando sino también sobre cuánto pueden hacer para lograr comunicarse con la audiencia: qué puedes hacer para que la gente se entusiasme”, añade.

Bortolameolli se puso ayer al frente de la orquesta angelina en un concierto en el Hollywood Bowl con un programa de inspiración española: “Falla & Flamenco”.

Barrida melenuda en Torreón

Cartón de Tony: La historieta, ¿los absolverá?