in

Es un gran reto

Adal Ramones

La obra “Dos más dos” tiene feliz a Adal Ramones

Más allá del tema de los “swingers” (personas que intercambian parejas), Adal Ramones considera que la obra “Dos más dos” lleva el mayor desafío en sí misma al tratarse de una comedia, pues “contrario a lo que la gente suele pensar, hacer reír no es nada fácil”.

“Hacer comedia implica seguir un ritmo el cual no puedes dejar caer, porque tienes que mantener enganchado al público”, explica el actor en entrevista con Diario, antes de añadir que su mayor satisfacción al participar en este montaje ha sido tener la oportunidad de trabajar con Mauricio Islas, Consuelo Duval y Mónica Dionne.

Considera que la obra es más fácil de digerir para los adultos y adolescentes de 17 años en adelante, aunque aclara que no hay desnudos ni malas palabras, pues su intención es divertir y no generar polémica.

“Además hay que admitir que no tenemos el cuerpo como para actuar desnudos”, bromea el también conductor. Desde diciembre pasado que se estrenó el montaje en Ciudad de México, asegura que sólo han recibido buenas críticas, e incluso el público ha sido su mayor promotor con su recomendación de boca en boca.

“Creo que solo una persona con mente cerrada podría no darse cuenta que es una comedia sana, pero hemos tenido la ventaja de que esta obra busca a su propio público, una audiencia ‘pensante’, porque precisamente hacemos una comedia inteligente”.

“Dos más dos” cuenta la historia de dos parejas, una conformada por Consuelo Duval y Mauricio Islas, quienes intentan convencer a la de Mónica Dionne y Adal Ramones de intercambiar parejas. Estos últimos, quienes llevan más de 17 años de casados, se ven en aprietos al intentar resistirse a la oferta, pese a ser conscientes de que han caído en la rutina del matrimonio.

En relación a cuál es su secreto para mantener encendida la llama del amor con su pareja, el actor se sincera al reconocer que no puede hablar mucho sobre ese tema, pues aún tiene una relación joven, por lo que aún está en la etapa de “luna de miel”.

“Pero lo que te puedo decir, de mis pasadas relaciones, es que no hay ningún secreto. Amar es una decisión, y como tal es algo que tú tomas con conciencia y responsabilidad. Amar no se trata de sentir, porque así simplemente cuando se atraviesa un problema fácil dices ‘ya no siento amor’, pero no. Para mí, amar es tomar una decisión en la que eres consciente de los defectos de la otra persona y los aceptas, los tomas como parte de las consecuencias de tu decisión”.

Y aunque quizá su propia filosofía no sea parte del montaje, que se presentará en Mérida el próximo martes en dos funciones (7 y 9:30 de la noche), el invita al público a no perderse la oportunidad de reír y “ver una obra que les dará tema de conversación por semanas, es algo comprobado. Además, siempre es sano reír”, señala antes de destacar que es conocido que en Mérida la gente disfruta del teatro, por lo que confía que tendrán una amplia audiencia para compartir carcajadas.— Noemí Domínguez Montañez

Entra en vigor ley contra delfinarios

“Círculo negro”, nueva pesadilla para usuarios de WhatsApp