in

“Estamos llenos de júbilo”: la Catedral se abre de nuevo a devotos yucatecos

A la izquierda

“Bendito sea Dios, el mundo sigue adelante y esto que hemos vivido y seguimos viviendo no ha sido de ninguna forma castigo de Él”, expresó el arzobispo de Yucatán, monseñor Gustavo Rodríguez Vega, en la misa que presidió ayer en Catedral en signo de reapertura de las iglesias católicas después de seis meses de permanecer cerradas por la pandemia.

“Lo hemos dicho y lo volvemos a afirmar categóricamente: no es un castigo de Dios. Pero sí ha sido una gran oportunidad para volver a Dios, al prójimo; para reconsiderar el valor y el respeto de nuestra casa común”, expresó el prelado en la celebración, que también tuvo intención por la patria.

“Cuando esta pandemia pase no podemos volver a la normalidad de antes”.

Subrayó que México necesita gente con disposición de servir, no que viva para sí misma. “Que el Señor haga de cada uno de nosotros verdaderos patriotas”.

El Arzobispo celebró con el padre Justo Ceballos Uc, rector de la Catedral, ante poco más de un centenar de personas, que para ingresar debieron cumplir con los protocolos de higiene.

Los fieles comenzaron a ingresar antes de las 8 a.m. a través de la Puerta del Perdón, luego de recibir gel antibacterial y desinfectante para sus prendas y de que se les tomara la temperatura.

Colaboradores de Catedral recibieron a los devotos en el pasillo central, desde el cual les asignaron asientos en bancas específicas.

Asistieron María Fritz Sierra, secretaria general de gobierno, en representación del gobernador Mauricio Vila Dosal; Víctor Hugo Lozano Poveda, subsecretario de Desarrollo Social y Asuntos Religiosos, y el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, ente otros funcionarios.

En la homilía el Arzobispo habló en maya y español.

“Estamos llenos de júbilo por celebrar por primera vez en seis meses la santa misa a puertas abiertas con la participación de algún pequeño número de fieles laicos”.

“Y resulta que también coincide con la fiesta de la patria, con la presencia de autoridades civiles, y también con la de Nuestra Señora de los Dolores”.

“Desde aquel 19 de marzo ha sido un verdadero sufrimiento para muchos católicos ver las puertas cerradas de sus templos, no poder recibir la Comunión. También ha sido un gran dolor para los sacerdotes hablarle solamente a un par de laicos y frente a una cámara. Pero saber que miles estaban siguiendo la Eucaristía era un consuelo y un estímulo para su fe”.

“Fue un mal necesario para cuidarnos en la pandemia que todavía no acaba”.

“Siempre pedimos por las autoridades civiles, pero en este tiempo lo hacemos con más fuerza porque han necesitado mucha sabiduría para tomar las mejores decisiones”, manifestó.

“En algunos lugares las autoridades civiles no han estado a la altura de las circunstancias. Gracias a Dios, en nuestro Estado las autoridades han sido conscientes y buscado lo mejor para todos, aunque algunas medidas han sido dolorosas”.

“Hemos visto a nuestras autoridades comprometidas con los que más sufren”.

Monseñor Rodríguez Vega recordó que a la iglesia han llegado personas con despensas para otras más necesitadas y se han recibido donativos anónimos para destinarlo a la compra de artículos básicos y semillas.

“Hay un servicio extraordinario: el de los médicos y personal de enfermería”.

En relación con las figuras de la guerra de Independencia el prelado recordó que antes se enseñaba que los héroes de la patria eran perfectos, sin error ni pecado. “Ahora sabemos, con espíritu crítico y más formado, que nuestros héroes tuvieron errores y los antihéroes tuvieron cosas buenas”.

“Ahora todos podemos coincidir, con claridad y objetividad, en que nuestros médicos y el personal de enfermería se han comportado como verdaderos héroes”.

Al concluir la misa, los fieles salieron por la puerta que da a la calle 61.

Devoción Datos

El Arzobispo dijo a los reporteros que la reapertura era motivo de gran alegría.

Sacramentos

Recordó que en Yucatán hay 150 parroquias y numerosas comunidades con templos, y en adelante podrán celebrarse todos los sacramentos cuidando los protocolos de higiene.

Cristo de las Ampollas

En la misa, el padre Justo Ceballos recordó la celebración de la fiesta del Santo Cristo de las Ampollas.

Fiestas patrias en Yucatán: así se vivió el Grito de Independencia

Cochinita pibil y su origen en “Las crónicas del taco”