in

Evocan su aportación cultural

Se cumplen 120 años de que nació Barrera Vásquez

Ayer se conmemoró el 120o. aniversario del natalicio del filólogo y polígrafo Alfredo Barrera Vásquez, uno de los exponentes más destacados de la cultura de Yucatán.

En el acto, que encabezó la titular de la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta), Érica Millet Corona, en representación del Ejecutivo, se colocó una ofrenda floral y se montó guardia de honor ante el monumento a Barrera Vásquez en Residencial Pensiones.

La funcionaria estuvo acompañada por el director de Cultura del Ayuntamiento, Irving Berlín Villafaña, y Jorge Barrera Ortega, sobrino del homenajeado.

De acuerdo con información proporcionada por Sedeculta, Barrera Vásquez nació en Maxcanú y estudió en la Escuela Normal. En 1923 se graduó de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y fue becado por la Fundación Guggenheim para estudiar en la Universidad de Tulane. Dirigió el Museo Arqueológico e Histórico de Yucatán y fundó la Academia de la Lengua Maya.

Como investigador, demostró que “El Misceláneo” fue el primer periódico editado en el Estado, y trabajó en el libro “La civilización maya”. Ejerció el magisterio en cátedras de Lingüística y Sociología, y fue profesor asociado de la Universidad de Alabama desde 1965.

En 1957 fue nombrado director del Instituto Yucateco de Antropología e Historia; asimismo, dirigió la Biblioteca Central “Manuel Cepeda Peraza”. Fue el creador del Centro de Estudios Mayas, que abrió la carrera de filólogo maya, y el Centro para el Estudio de la Arqueología y la Antropología Social, que se transformó en la actual Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Barrera Vásquez fue integrante de las academias Mexicana de la Lengua y de Historia Franciscana de Washington, así como de la Sociedad Mexicana de Antropología. Su producción como escritor incluye ensayos y estudios sobre lingüística, antropología, bibliografía, etnohistoria, historiografía, escritura jeroglífica y otras disciplinas.

Colaboró con el contenido de la Enciclopedia Yucatanense y coordinó los esfuerzos que culminaron con la publicación del magno Diccionario Maya Cordemex.

Entre sus publicaciones se cuentan “Algunos datos acerca del arte plumario entre los mayas” (1939); “Horóscopos mayas o el pronóstico de los 20 signos del Tzolkín, según los libros” del Chilam de Kaua y Maní (1943). Además, “El idioma español en Yucatán” y “La lengua maya de Yucatán”, ambos trabajos para la Enciclopedia Yucatanense (1944); “Cuentos mayas” (1947), y “El libro de los libros de Chilam Balam”, junto con Silvia Rendón (1948).

Otros títulos son “The Maya Chronicles”, en colaboración con Sylvanus G. Morley (1949); “La historia de los mayas de Yucatán a través de sus propias crónicas” (1951); “Canto a Bolivia” (1958); “El libro de los cantares de Dzitbalché” (1959), y “Fuentes para el estudio de la medicina nativa en Yucatán” (1963).

 

Taxista se impacta contra un árbol tras esquivar a un ciclista

Agua dulce con microplásticos