in , ,

Fiel a su matrimonio con Dios

El padre Antonio Escalante Pantoja al momento de cortar su pastel por sus bodas de oro sacerdotales

Bodas de plata del padre Antonio Escalante Pantoja

El padre Antonio Escalante Pantoja, párroco de Cristo Resucitado y vicario episcopal de pastoral de la Arquidiócesis de Yucatán, celebró 25 años de ordenación sacerdotal, con el abrazo y el cariño de sacerdotes, familiares, amigos y feligreses.

El sacerdote fue ordenado el 12 de mayo de 1994, en la Catedral de Mérida, y su cantamisa la celebró al día siguiente, el 13 de mayo, en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, su comunidad de origen, en el día de la fiesta patronal.

El sacerdote celebró con el arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, el domingo, y con el obispo auxiliar, Pedro Mena Díaz, ayer, con cerca de medio centenar de sacerdotes y 30 religiosas, en Cristo Resucitado.

El obispo Pedro Mena indicó que “siempre es una alegría muy grande celebrar un aniversario sacerdotal, sobre todo estos que son más especiales, que dicen mucho, como es el caso de un matrimonio, de una graduación y más aún, de una ordenación sacerdotal.

Fotos de las celebraciones por el aniversario del padre Antonio Escalante
El sacerdote con los niños y jóvenes de Pastoral del Amor
Antonio Escalante

“Yo siempre digo que los 25 años es la mitad y que el contemplar todo lo que Dios ha hecho en la vida de uno”, comentó.

La vida del sacerdote es lo que Dios ha hecho en la vida de uno. En el momento de dar gracias, le pides nuevas gracias porque todavía el camino es largo, expuso.

Él es el que nos va dando la gracia, el que nos va alimentando, iluminando, para que le sigamos respondiendo. Este es el camino al que hemos respondido ante una iniciativa de Dios, no es un capricho nuestro, porque me gusta. Es porque Dios se ha fijado entre nosotros y a pesar como hemos sido él ha querido contar con nosotros, dijo el prelado en una entrevista al concluir la misa.

El padre Tony, como conocen al sacerdote, al hablar de la vocación y su permanencia en esta, expuso que “no es una decisión nada más mía”. “Mía es la voluntad de querer hacer pero la propuesta es de Dios, entonces entenderlo como un misterio primero”, indicó al Diario.

“Pensaba que esta relación misteriosa con Dios era así tipo esponsal”, dijo.

Ellos hacen esta promesa de fidelidad: prometo serte fiel en las alegrías, en las penas, en la salud, en la enfermedad, amarte y respetarte todos los días de mi vida.

Yo nunca dije una promesa de este tipo, la llamada fue de Dios, él me busco primero, él me amó primero pero yo quiero dar una respuesta de esa manera, esponsal, porque al fin con quien me case fue con esta Iglesia que algunas veces es demandante, no comprende y algunas veces yo no la comprendo pero como el matrimonio tengo que mantener mi fidelidad.

El ministerio sacerdotal vivido con fidelidad tendría que ser una propuesta para la juventud de que se puede ser fiel en todos los ambientes pero también a una respuesta vocacional, añadió.

El padre Tony compartió que estaba contento, celebrando con el mismo ánimo todos los días y “la mayor satisfacción es que cada día Dios me permite hacer lo que lo invitó a hacer todos los días”; los retos son las propuestas que Dios me empieza a dar cuando discierno y veo acontecimientos y situaciones que nos están tocando vivir y como pastor y parte de la Iglesia qué es lo que puedo hacer, indicó.

Pide fidelidad

El padre Tony dijo que lo que más pide al Creador en esta aniversario es que puede seguir siendo fiel “y pueda seguir contando con un pueblo maravilloso, que es el pueblo de Dios”.

“Yo le agradezco a Dios todas las bendiciones que ha derramado durante este tiempo, con el trabajo en la vida consagrada, en la pastoral vocacional, en el seminario, con los laicos, en Infolaicos, con todos los grupos y movimiento apostólicos, las comunidades en las que he estado, compartió entre otros conceptos.

El padre José Ramón Antonio Escalante Pantoja es hijo de Wilberth Escalante Vázquez y Alicia Pantoja Burgos (fallecida). Sus hermanos son Evelia, Mauricio, Gabriel (fallecido), Lía e Israel.

El sacerdote nació el 24 de noviembre de 1959, en Mérida. Es odontólogo por la Universidad Autónoma de Yucatán, de la generación 1978-1983; y licenciado en Filosofía por la Universidad Pontificia de México. En la casa formadora cursó estudios de Teología.

El sacerdote fue administrador parroquial del Niño de Atocha, capellán de San Antonio Cinta, vicario de María Inmaculada, rector de Santa Lucía y la Villa de Guadalupe; párroco de San Juan Bosco, de la Ascención del Señor, del Buen Pastor y desde hace tres años sirve en Cristo Resucitado.— Claudia Sierra Medina

Director espiritual

El padre Tony trabajó en el Seminario como director espiritual, casa formadora de la que también fue vicerrector; en la Pastoral Vocacional y el EDAPAL.

Capellán

En la actualidad colabora con las Hermanas Concepcionistas al Servicio de los Pobres, en la Pastoral del Amor, obra de la que es capellán.

En dos comunidades

Las celebraciones del aniversario sacerdotal incluyeron ayer celebración eucarística, en Nuestra Señora de Fátima, y en Cristo Resucitado, con la comunidad.

Un muerto y 11 heridos deja balacera en cervecería de Playa del Carmen

Cartón de Tony: Árboles que crecen torcidos