in ,

Filey: Luto por la Victoria de Agustín Monsreal en su homenaje

Agustín Monsreal con su hija Victoria, en imágenes que fueron proyectadas en su homenaje

MÉRIDA.- El escritor yucateco Agustín Monsreal fue homenajeado hoy en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán por sus 80 años de vida, en la sala virtual de su mismo nombre de la Filey, con programa sentido y emotivo, en el que hablaron de su vida y obra.

En la actividad virtual colegas escritores ofrecieron condolencias y el pésame al maestro Monsreal por el fallecimiento de su hija Victoria ocurrido ayer domingo, motivo por el cual no participó en la actividad como estaba programado en “80 años de Agustín Monsreal".


Enrique Martín Briceño, director de la Filey recordó que Agustín Monsreal nació en Mérida en 1941 y que era un gusto para él que lo acompañen los escritores Javier Perucho, Carlos Marín Briceño y Celia Pedrero, para hacer este homenaje al maestro Monsreal.

En recuerdo de Victoria

Explicó el porqué no los acompañó el maestro Monsreal y que su hija Eurídice le pidió que este homenaje a su padre sirva también como una manera de honrar la memoria de Victoria. En el evento transmitido compartieron imágenes que el escritor pidió que se muestren, donde se encuentra él con su hija fallecida.

El director de la Filey expuso que no habían querido dejar de hacer este homenaje para el narrador, poeta y autor de minificciones que este año, el 22 de septiembre, cumplirá 80 años.

Agustín Monsreal es uno de los principales narradores peninsulares con reconocimiento nacional, conocido por sus cuentos y sus minificciones; también ha escrito poesía y ha sido formador de otros escritores a través de talleres.

"Nunca voy a serle infiel al cuento"

En su turno el escritor Carlos Martín Briceño expuso que Agustín Monsreal es cuentista, mini ficcionista, poeta, autor de relato, "incluso tiene por allá un cuento muy largo que se quiso hacer pasar por novela y el mismo en confesión le dijo que no es una novela: 'yo nunca voy a serle infiel al cuento'".

En un texto que preparó para el homenaje titulado "Agustín cuentista supremo", expuso, entre otros conceptos, que en más de una ocasión Agustín Monsreal ha comparado su oficio con el de un humilde orfebre.


Existen seis espléndidos libros de su autoría que confirman este ideario estético, desde la aparición de su primer volumen de relatos "Los ángeles enfermos", en 1978 que fue Premio Nacional del cuento San Luis Potosí del Instituto Nacional de Bellas Artes hasta su más reciente cuentario, "Deudas pendientes", de 2016. El ritmo envolvente y una plasticidad maliciosa del léxico presiden su obra.

Luego de visitar un bar...


Carlos Martín recordó un pasaje de vivencias, de una tarde de verano en la que con el autor Monsreal visitaron el bar Principal, que ya no existe. Luego de abandonarlo, mientras caminaban por la calle 70 tras avistar el abandono de una casona en ruinas el autor le compartió sus clave para escribir un buen cuento.


"La inspiración, dijo, surge de lo que uno ve, de algo que te llene el corazón de amor o de indignidad. Captura el entorno, llénate con esas sensaciones, no las dejes escapar Carlos, resguarda la esencia y escríbelo", compartió el autor, entre otros conceptos.

Javier Perucho consideró a Agustín Monsreal como un maestro, no solo por la letra dilatada y fiel de sus libros si no por la conversación cotidiana, amena, didáctica que le ha prodigado en los últimos años.


El autor habló no solo de los grandes géneros en los que el maestro ha dejado constancia de su trayectoria, “sino con una cosa más extraña, menos usual, tanto en la república literaria como en la academia que son los decálogos”.
Explicó que el decálogo cabe dentro de su concepto dentro de minificción.

"Yo sigo en su honor fumando"


Por su parte Celia Pedrero leyó un texto sobre los talleres de Agustín que son la perdurabilidad del instante. A la memoria de Laura Elena y Victoria de las Mercedes, ángeles de Agustín que anoche se reencontraron. "Cuantos de los que estamos esta noche reunidos a la distancia no recordamos la primera vez que vimos a Agustín Monsreal. Guayabera de blanco impecable, pantalón obscuro, cigarro entre los dedos. "Ya dejo de fumar él, pero yo sigo en su honor fumando".

Siempre puntual para comenzar el taller y dadivoso con los minutos extra, para concluir. Entraba al salón serio y con voz clave dando las buenas tardes. Iniciaba el taller con una charla sobre el cuento. Miraba a cada uno de los asistentes, conforme pasaban los minutos surgía una sonrisa que calmaba los nervios de la primera sesión. Hablaba sobre la importancia de la lectura, contaba alguna anécdota, soltaba algún comentario con humor, comenzaba el taller, expuso entre otros conceptos la escritora.

Te puede interesar: Leticia Sánchez Medel recibe el premio de Periodismo Cultural Filey 2020

Escrito por Claudia Sierra Medina

Claudia Ivonne Sierra Medina, reportera de la Agencia Informativa Megamedia (AIM), ejerce el periodismo en Grupo Megamedia desde noviembre de 1997.  Se especializa en las áreas de religión, salud, educación ambiental, clima, y cultura.

''Dynamite'' de BTS se cuela en la final de ''La Voz Kids''

Alejandro Fernández celebra sus 50 años con una gran fiesta