in ,

Imanol Caneyada presenta “49 cruces blancas”

Imanol Caneyada presenta este domingo 24 su nueva novela “49 cruces blancas”

Su compromiso es “no olvidar”

Con la perspectiva que da el tiempo y ante la necesidad de drenar un veneno, el del olvido, Imanol Caneyada presenta “49 cruces blancas” (Planeta, 2018), una novela que retoma —desde la ficción y parte de la cruel realidad— la tragedia ocurrida en la guardería “ABC”.

“Un texto escrito siempre va abonar al ‘no olvido’, que me parece que es el gran pecado que tenemos en México”, reconoce el autor en entrevista con el Diario.

Y es que posiblemente sus lectores aún no terminamos de asimilar las grotescas imágenes presentadas en “La fiesta de los niños desnudos” (2017) cuando Caneyada nos vuelve a “incomodar” al confrontarnos con un hecho sensible que ha quedado grabado en la dolorosa historia de la impunidad mexicana y del que —advierte— es preciso hablar.

De hecho, confiesa que su decisión de escribir “49 cruces blancas” responde a su propio dolor ante la tragedia. Aunque su maestría en la escritura pueda confundirnos al presentarnos la realidad sin máscaras ni algún tipo de anestesia, el autor admite que las primeras páginas le resultaron una especie de catarsis.

“Para poder escribir la historia tenía que superar primero mi propia rabia, tristeza y dolor. De hecho, mis primeras páginas no eran literatura, eran más bien un panfleto lleno de frustración y coraje. Es por eso que tenía que tomar distancia para construir una novela en la que los personajes no fueran medidos por el tamiz del bueno y malo, sino desde su propia complejidad humana. Fue difícil, en el sentido de que tenía que entender que el material que estaba usando era sensible y no podía fallarle a las víctimas”.

Y es que reconoce que, si de algo estaba seguro al momento de escribir, es de que tenía ante sí un compromiso en el que no podía tomar atajos solo para poner punto y final a una nueva novela.

Existía otro problema: las altas esferas de poder involucradas en el caso, pues en su momento se llegó a señalar a familiares de la excandidata presidencial Margarita Zavala como presuntos responsables, sin que hasta hoy se haya hecho justicia para las víctimas.

“Sí, debo admitir que tuve miedo de algún tipo de represalia, pues algunos de los personajes mantienen su nombre y apellido; pero cuando el libro salió recibí otro tipo de golpe, el de la realidad del México que no lee”, lamenta Caneyada.

“Al final es solo una novela y las personas con poder saben que estamos en un país de pocos lectores”.

No obstante, admite que si al final decidió incluir esos nombres fue porque tomó conciencia de que “no podía cometer ese acto de cobardía, ya había tomado la decisión de que este libro debía honrar la memoria de estas familias y su dolor”.

Su compromiso continúa firme en un país en el que los feminicidios, las desapariciones, los secuestros y otras manifestaciones de violencia se han normalizado, al punto de mantener en una especie de anestesia social a la población (pese a las crecientes movilizaciones ciudadanas de hoy en día).

“El problema es que el Estado ha optado por la estrategia de criminalizar a las víctimas y ésa le ha funcionado. Desde el momento en que un feminicidio pasa a evaluar el modo de vida de la mujer, de si vivía sola, cómo vestía… hasta el cuestionamiento de qué buscaban los padres de la guardería ‘ABC’, porque también ellos fueron acusados de supuestamente buscar dinero a costa del sufrimiento de sus hijos”, apunta Caneyada.

“Todo eso ha venido a abonar a la normalización de la violencia y hay que tener en claro que esto tendrá consecuencias en nuestro futuro como sociedad”.

Encuentro lector

Y aunque la realidad le dice que México es un país de pocos lectores, encuentros como el de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey) representan una oportunidad que no deja pasar, debido a que le permite dialogar en directo con sus lectores.

“No sería honesto si no dijera que, en lo más íntimo de mi ser, deseo que este libro cause un terremoto. Siempre está ese deseo de que llegue a mucha gente y mueva conciencias, que a su vez logren ese fin de justicia. Pero la realidad se impone, así que mi tarea es establecer ese diálogo honesto con la poca gente que lo va a leer”.

“La literatura es un acto de dos: autor y lector. Me gusta pensar que dentro de unos años el libro llegará a una nueva generación que al leerlo cuestionará las bases en las que está sentada su realidad. Que se dé cuenta de lo enfermos que estamos, estuvimos o estaremos como sociedad, porque tragedias como ésta siguen abonando a nuestro futuro, seguimos olvidando y por eso es necesario seguir escribiendo sobre ellas”.— Cecilia Noemí Domínguez Montañez

Imanol Caneyada

El autor es uno de los invitados a la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey) 2019.

Presentación

Dará a conocer el libro “49 cruces blancas” el próximo domingo 24 en el salón Eduardo Urzaiz (dentro del salón Chichén Itzá) del Siglo XXI, a las 18:30 horas.

“No se puede ser ajeno”

Aunque de hoy distan 10 años de la tragedia de la guardería “ABC”, ocurrida en Hermosillo, para el autor su obra no debería verla distante el lector yucateco, pues “nadie debería ser ajeno al dolor de otro, es como si a mí me dejara de importar la guerra en Siria, cuando es parte de la realidad”.

Cartón de Tony: Refinando en dos bocas

“Vale la pena ver la gran oferta de libros”, aseguran