in ,

Francisco Pérez pone al lector en una lucha interna

El español Francisco Pérez de Antón durante la entrevista ofrecida al Diario en el marco de la Filey

Su moral, a prueba

“Llevo escritos 21 libros, gran parte de ellos son ensayos y siete son novelas, siempre quise escribir, es una vocación que me viene de adolescente”, se describe Francisco Pérez de Antón, quien ayer por la tarde en el marco de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey) 2019 presentó su libro “La corrupción de un presidente sin tacha”, editado por Alfaguara.

Empresario, periodista, editor y docente, cuyos ensayos y novelas le han valido el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias 2011, y de quien Mario Vargas Llosa ha escrito “Acaso el cronista más elegante y de mejor prosa en todo el ámbito de nuestra lengua”, se dice un escritor tardío, pues es en los últimos 20 años ha escrito esos 21 libros.

“Cuando quise estudiar Filosofía y letras en mi familia me dijeron que de eso me iba a morir de hambre, que eso no tiene futuro, obviamente tienen razón, escribir para ganarse la vida no parecía el modo más correcto de hacerlo, así que decidí ganarme la vida para escribir, en vez de escribir para ganarme la vida”, dijo.

Y cuando ya se hubo ganado la vida como empresario por 22 años, dejó el negocio, al igual que la educación, pues fue también catedrático, y se dedicó a lo que siempre le había atraído: el periodismo. Fue 12 años editor y presidente de un semanario de información general que contribuyó a la transición política en Guatemala. “Cuando vendí el semanario, por culpa de un presidente, me dediqué a escribir”, comentó.

Sobre su obra, el escritor nacido en Oviedo, España, con residencia en Guatemala desde 1963, platicó con el Diario de Yucatán que es un cambio en el género de novela que tenía como protagonista al presidente tirano, al presidente dictador. Esto, dijo, porque ha cambiado la figura del dictador y del presidente latinoamericano.

“Ahora tenemos presidentes democráticos, casi todos son civiles, ya no responden a la imagen casi caricaturesca del presidente con gorra, con short, ahora es de civil, suele ser joven y el rasgo característico de este nuevo tipo de gobernante es que es corrupto”, dijo el escritor de trato amable, sonriente y quien disfruta platicar.

Hay más de 30 presidentes en este momento de América Latina que están siendo perseguidos, procesados, viven el exilio o están en la cárcel, y no son acusados por lo que se acusaba antes a los presidentes, que eran las aberraciones a los derechos humanos, la tortura, ahora todos están acusados por corrupción, dijo el autor.

“Ese es el rasgo característico del poder en este momento y se me ocurrió que podría contribuir honestamente a extender el género creando este tipo de personaje civil, joven, que está tentado en todo tiempo con la corrupción del sistema político”, dijo.

La obra ronda las 400 páginas y presenta varios dilemas morales que le suceden al protagonista, quien un joven que llega a la presidencia con las mejores intenciones, pero estará rodeado por un sistema corrupto y esa lucha que enfrentará es la clave de la novela.

“¿Solo actuando bien vamos a llegar al bien? o ¿es el mal el único que puede derrotar al mal?, es ese tipo de juego”, dijo el entrevistado.

Pérez de Antón explicó que la novela tiene diversas lecturas para el lector medio, es política, con tensión, intriga, misterio, pero el fondo es moral, la corrupción ha llegado a extremos terribles.

¿Es posible que un hombre honrado pueda sobrevivir en una jungla con políticos corruptos? ¿Es posible que siendo bueno pueda alcanzar el bien en ese entorno?

“La primera idea para realizar el libro fue de orden moral”, aseguró el escritor y recordó la frase: “Todo el poder corrompe y todo el poder absoluto corrompe absolutamente”.

“En mi libro el concepto es diferente”, dijo, “ahí la corrupción equivale a cambio, somos gentes políticamente inocentes, los votantes somos muy inocentes y hay candidatos que también lo son, entonces este hombre tiene que cambiar, no puede el bien combatir el mal, tiene que ser un hombre de carácter, con rasgos totalmente diferente para deshacer ese nido de víboras” indicó.

Pérez de Antón lo describe como un thriller político, una novela escrita con mucha acción, mucha atención narrativa, de tal manera que el lector no lo suelte en ningún momento y siga interesado hasta el final.

“Es un libro de lectura rápida, para cualquier persona, el nivel es el que se le tiene que dar a la lectura porque a final de cuentas, es verdad que lo escribe una persona, pero en realidad lo leen dos personas, el autor y el lector y el lector termina de cerrar el libro conforme a sus interpretaciones”, apuntó.

Sobre la lectura y los jóvenes, el escritor señaló que basta asomarse a una feria como la Filey para darse cuenta de que si se están editando libros y si hay tantos títulos en venta es que a las editoriales les va bien.

Los jóvenes de hoy, comentó, leen más que los de ayer, porque están todo el día con el teléfono, pasándose mensajes y leyendo cosas, pero la lectura no es algo natural en el ser humano, hay que inducirla, no solo es decir que lean tal cosa, sino hay que enamorar a los chicos y jóvenes con la lectura y la lectura entra en mayor medida por el oído más que por los ojos. “Es todo un proceso de enamoramiento”, aseguró el escritor español.

El libro se encuentra en el módulo de la Editorial Penguin Random House de México, de la cual Alfaguara es uno de sus sellos.— Luis Alpuche Escalante

VÍDEO: “Bola de fuego” cruza el cielo de Los Ángeles

Cartón de Tony: Yes, you CAN