in

Gabriel Ramírez Aznar, tema de un conversatorio

Parte de los asistentes al conversatorio sobre Gabriel Ramírez Aznar

Encierra su obra las obsesiones del pintor yucateco

Varios aspectos sobre la vida y obra del pintor Gabriel Ramírez Aznar fueron abordados ayer en un conversatorio que se realizó en el Museo “Fernando García Ponce” Macay, actividad en la que se resaltó el talento del yucateco, quien también destacó como parte del Grupo Nuevo Cine.

El evento, que se realizó en el Centro Virtual Documentación e Investigación La Ruptura (Cevidi), al interior del Museo, contó con la presencia del homenajeado, así como de Carlos García Ponce y Elba García Villareal, presidente y directora, respectivamente, de la Fundación Cultural Macay.

El conversatorio es parte del ciclo “Legado y permanencia de tres pintores yucatecos”, como parte del cual ya se homenajeó a Fernando Castro Pacheco, en enero pasado. En los siguientes meses se realizará un evento similar para abordar la vida y obra de Fernando García Ponce.

En esta ocasión tocó el turno a Gabriel Ramírez, quien cumplió 80 años de edad recientemente, y como parte del ciclo de exposiciones del Macay mayo-agosto se inauguró en el recinto la exposición “Gabriel Ramírez hoy”.

La muestra agrupa 27 óleos y acrílicos del maestro, de los cuales 20 son de manufactura reciente, del año en curso.

Bajo este contexto, Ana García Bergua, escritora y traductora, fue una de las invitadas que habló sobre en el conversatorio sobre Gabriel Ramírez, de quien dijo es un gusto poder hablar, ya que lo conoce desde niña, pues el pintor es un querido amigo de su padre.

Ana García recordó que el homenajeado fue integrante de la generación de La Rúptura, aquellos artistas que rompieron con la escuela mexicana de pintura para crear obras diversas, en gran medida abstractas.

También señaló que la obra del pintor se nutre de la literatura, la música, el arte, la vida en general; y contiene una alegría desbordada, erótica, pero también encierra la angustia.

Se refirió a las palabras de Gabriel Ramírez, quien en más de una ocasión ha citado que su principal influencia fue Van Gogh.

Apuntó que en la pintura colorida y explosiva que crea, el artista expresa sus obsesiones más personales.

Otro de los ponentes fue el gestor cultural, Christian Nuñez, quien leyó un ensayo que preparó para la ocasión al que tituló “Rampírez: ruptura y rebeldía”.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Domo en la escuela 20 de Noviembre

El puente de cristal más largo