in

Gozan de buena conexión

El clarinetista Paolo Dorio

El entendimiento en la orquesta es vital para el éxito

Miguel Galván con su fagot y Paolo Dorio con su clarinete están contentos de fungir como solistas en el concierto que este fin de semana ofrecerá la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY) con el maestro Gustavo Rivero Weber como director huésped.

Los músicos interpretarán el Dueto concertino para clarinete, fagot y orquesta de Richard Strauss, una pieza que se toca poco al grado que el propio Rivero Weber no la había escuchado antes.

“Desde que era estudiante en el conservatorio tenía ganas de tocarla porque tiene una de las melodías más bellas que se han escrito para mi instrumento”, señala Paolo. La pieza es muy larga y cansada “pero es tan bella que de verdad la quiero tocar bien”, dice al Diario.

El clarinetista, de origen italiano e integrante de la OSY desde hace años, admite que nunca había tocado la obra pero sí la conocía. “En realidad, tocar un doble concierto es difícil. Hay obras para violines y violas, hay obras importantes… pero para clarinete y fagot no hay mucho repertorio y seguramente esta obra es la más importante de este dúo”.

Miguel Galván también conocía la obra de Strauss y, al igual que Paolo, tampoco la había tocado. “Me siento contento de tocarla y con Paolo que, además de compañero es mi amigo”, dice el fagotista, tras señalar que la obra tienen muchos cambios de compases y rítmicos.

Para el concierto ensayaron bastante. “Además de los ensayos de la orquesta, tuve que hacer mucho trabajo en casa, en mi caso tuve que elaborar demasiadas cañas porque es un concierto largo que dura 20 minutos más o menos”, explica Miguel.

El fagot es un instrumento que requiere de mucha dedicación en cuanto a las boquillas, sobre todo en un clima como Yucatán, que en la calle marca 40 grados y en el lugar del concierto baja a 20. “Eso desajusta el material pero hay que vivir con eso pues no se puede cambiar”.

Feliz de regresar

Gustavo Rivero Weber también se dice contento de dirigir de nuevo a la Orquesta Sinfónica de Yucatán y con un programa que considera maravilloso y que, cuenta, se lo hizo saber Juan Carlos Lomónaco, director titular de la OSY, a través de un mensaje de WhatsApp.

Además dice, los músicos de la OSY no son conflictivos y siguen las indicaciones a pesar que cada uno de ellos podría pararse y dirigir; por ello “siempre es difícil enfrentarse a un grupo de 70 músicos profesionales y con un entrenamiento tan fuerte”.

Es parte del equipo

En ese sentido, agrega que el rol del director ha cambiado bastante, dejando de ser el intocable o el dictador. “El director es una parte importante pero es una parte más de todo porque sin músicos no hay música, al fin de cuentas el director no toca sino que está tratando de hacer una versión y dirigirla. La batuta es su instrumento pero es un instrumento que no produce sonido pero puede hacer sonido de una forma específica si la mueve de forma específica”.

Considera que la gran tarea del director es traspasar una idea musical y convencer al grupo que la haga y quiera tocar con el director que tiene enfrente. “Muchas veces ese es el gran problema con los directores que de repente el grupo no los acepta”.

Él, que siempre fue pianista, decidió convertirse en director después de ingresar a la cátedra de música de cámara donde tuvo grupos más grandes. “Me di cuenta que me seguían cuando marcaba música, y luego vinieron los puestos administrativos donde tenía que tratar a mucha gente”.

Recuerda que la primera orquesta que dirigió —la Juvenil del Estado de México— fue una experiencia muy distinta. “Una cosa era tocar las teclas y otra un pulso, un tiempo y hacer lo que uno quiere… es una versión diferente de un músico, pero es muy interesante… ahora veo es primer vídeo (porque yo todo lo grabo) me río un poco de cómo me veía”.

Sobre el programa que dirigirá, Rivero Weber dice que las cuatro obras son maravillosas y que le dio gracias a Lomónaco por pensar en él para dirigirla. En el concierto, como informamos, se escuchará la obertura “Rienzi” de Wagner, “En las estepas de Asia Central” de Borodin y la Obertura Fantasía “Romero y Julieta” de Tchaikovsky.— Iván Canul Ek

Características

El Dueto concertino para clarinete, fagot y orquesta de Richard Strauss presenta las características de sensibilidad y sencillez de la música de Mozart. Sin embargo, Strauss recurrió a las técnicas y tímbricas de los dos instrumentos. “Es como tocar Mozart pero en todas las tonalidades posibles y eso es un reto”, explica Paolo Dorio.

Horarios

Los conciertos del sexto programa serán mañana a las 9 p.m. y el domingo a las 12 i.m.

Shakira ahora luce el cabello castaño. Foto: EFE

Shakira sorprende con su cambio de look en un partido de básquetbol

Cartón de Tony: El matabichitos