in

Gracias por todo lo bueno

Yeusví Maley Flores Cazola Edi285
Yeusví Maley Flores Cazola

Salud y vida

Yeusví Maley Flores Cazola (*)

Aunque diferente, crudo y como alguna vez lo nombré, apocalíptico; 2020 llega a su fin. Para cada uno de nosotros ha impreso una huella en la memoria y para muchos otros, ha significado la pérdida de grandes seres humanos; en medio de una nueva realidad, en la que nuestras emociones aún luchan por aprender a expresarse a través de pantallas brillantes, pero, sobre todo, a través de la distancia.

La vida misma, utilizando su cliché más característico, se encargó por mano propia, de recordarnos lo verdaderamente importante. Muchos añoramos las ruidosas comidas familiares, el abrazo de una madre y el beso tierno de un padre, las sonrisas de las amigas y la simple rutina de compartir un enorme bote de palomitas en el cine, con el amor de tu vida. Todo ello ha sido delegado para resguardar a quienes más amamos; porque hablar de salud o elegir ser un cuidador celoso de su integridad, significa aprender a hacer sacrificios y hoy, todos somos cancerberos de la vida.

La batalla ha sido larga y con grandes pérdidas, para aquellos estudiantes de la ciencia médica, la historia de la medicina ha cobrado vida frente a sus ojos y han podido ser testigos de que aquello que muchas veces era poco creíble: “los profesionales de la salud lo dan todo por sus pacientes”. Tristemente en este año darlo todo se tradujo en dejar la vida, y esta humilde columna rinde homenaje a todos y cada uno del personal de enfermería, camilleraje, intendencia, trabajo social, biomédicos y médicos, que nos recordaron que la vocación de servir debe existir, hasta el último latido.

Salud y Vida se ha caracterizado por llevar información médica basada en evidencias hasta el calor de sus hogares, y este año en particular, se convirtió en uno de los pilares claves para el sostén de una servidora, que en medio del caos profesional; encontró un refugio de paz al compartir con todos ustedes.

En este momento en el que tenemos la oportunidad de mirar lo que nos ha dejado el año, le pido nos unamos en un agradecimiento sincero y visualicemos todo aquello por lo que 2020 debe ser recordado; porque si bien será el año histórico de una pandemia, también ha sido el año con más convivencia para las familias nucleares, con mayor desarrollo tecnológico, con más avances científicos, con mayor flujo de información, y el año en el que toda la humanidad recordó que son las pequeñas cosas, las que nos permiten permanecer de pie y crear una vida maravillosa, plena y sobre todo, digna de vivirla. Feliz Año Nuevo.

Facebook, YouTube, Instagram y Twitter @DraYeusviFlores. drayeusviflores@gmail.comPágina web www.drayeus.com

Obituario: Miguel Ángel Gutiérrez Machado

Mitos en torno al Covid-19 causan pánico y muertes