in

Grandes misiones posibles por cooperación internacional, dice astronauta

Alexander Gerst (d), astronauta alemán de la Agencia Espacial Europea (ESA), salida a su llegada al aeropuerto de Colonia, Alemania. EFE

BERLÍN (EFE).- El astronauta alemán Alexander Gerst recordó hoy, de regreso a su país tras haber participado en la misión de la nave rusa Soyuz MS-09, que las grandes expediciones espaciales hoy solo son posibles con la cooperación internacional y apeló a cuidar “el maravilloso planeta Tierra”.

“Ningún país puede por sí solo organizar una misión“, aseguró el miembro de la Agencia Espacial Europea (ESA), quien volvió a la Tierra junto al cosmonauta ruso Serguéi Prokópiev y la estadounidense Serena Auñón-Chancellor, de la NASA, tras haber pasado 197 días en el espacio.

Las misiones espaciales son una fusión entre “el mensaje global de paz, progreso y cooperación“, apuntó por su parte el jefe de la ESA, Jan Wörner, en la conferencia de prensa ofrecida en Colonia junto a Gerst.

En su primera comparecencia en Alemania tras el fin de su misión, el astronauta alemán reiteró su último mensaje ecologista enviado aún desde la nave tripulada, llamó a preservar “nuestro maravilloso planeta” y explicó que, desde el espacio, “se aprende a valorar más” lo que supone pasear por una playa o un bosque.

Gerst respondió así a reiteradas preguntas, incluidas las de un niño presente en el centro de la ESA, sobre el mensaje que mandó desde la nave a sus “futuros nietos”, a los que pedía perdón, como “representantes de las próximas generaciones”, por “no dejarles precisamente en su mejor estado el planeta azul”.

Se está “apestando la Tierra”

El astronauta, de 42 años y una figura muy popular entre sus compatriotas, lamentó que se está “apestando la Tierra” con las emisiones de CO2 y advirtió de los efectos del cambio climático, de la desforestación y de la contaminación de los mares con plásticos.

El mensaje fue difundido por su cuenta en Twitter, con 1,26 millones de seguidores, recibió unas 43,000 llamadas y se convirtió en la carta de despedida de la misión de Gerst, quien además de sus preparación como astronauta ha demostrado sus dotes de comunicador.

La nave tripulada Soyuz MS-09 aterrizó el miércoles de acuerdo a lo previsto en la estepa de Kazajistán, de regreso desde la Estación Espacial Internacional (EEI).

La tripulación de la nave rusa trasladó a la Tierra una serie de muestras con resultados de diversos experimentos científicos, entre ellos tejidos de cartílagos y de una glándula tiroides impresos en la EEI con ayuda de una bioimpresora.

Pendiente del análisis técnico está un fragmento del revestimiento de la Soyuz MS-09 que presenta un pequeño agujero en su casco, practicado aparentemente con un taladro sin que se conozca en qué circunstancias y que provocó una fuga de aire en la EEI

El pasado 30 de agosto, los tripulantes de la plataforma orbital detectaron un pérdida de presión, producto de un agujero en un compartimento de la nave rusa, que consiguieron emparchar, con lo que se puso fin al fuga de aire.

A bordo de la EEI permanecen el ruso Oleg Kononenko, el canadiense David Saint-Jacques y la estadounidense Anne McClain, a los que se unirán otros tres tripulantes el próximo 1 de marzo.

La EEI, un proyecto de más de 150,000 millones de dólares en el que participan 16 naciones, actualmente está integrada por 14 módulos permanentes y orbita la Tierra a una distancia de 400 kilómetros y una velocidad de más de 27,000 kilómetros por hora.

Muere el bebé que nació durante el suicidio de su madre

La ley de Ingresos 2019 contiene trampas: Jorge Carlos Ramírez Marín