in

Alimento creativo

Cristina Baquerizo da indicaciones a Guadalupe Robles Arenas y Lisa Torres Lara sobre el proyecto coreográfico que desarrolla en Mérida

Hace residencia una coreógrafa de Quito en Créssida

La danza tiene un lenguaje universal, sin embargo también tiene singularidades que dependen de la región donde se desarrolla, el colectivo que la ejecuta e incluso la individualidad del bailarín. Por eso, explorar las formas de movimiento en un sitio ajeno al propio es una experiencia enriquecedora en la que unos y otros se alimentan de la creatividad.

Y eso es lo que se logra con las residencias artísticas como la que realiza en Mérida la directora y bailarina Cristina Baquerizo, quien desde hace unos días lleva al cabo un proceso creativo con integrantes de Créssida Danza Contemporánea.

Originaria de Quito, la propuesta de Cristina fue seleccionada entre 35 para concretarse en una residencia artística en la ciudad, como parte del apoyo del programa Iberescena a Créssida.

Lourdes Luna Aranda, directora de la compañía, manifiesta que Cristina Baquerizo permanecerá en total cuatro semanas en Mérida, período que concluirá con la presentación de una coreografía el próximo viernes 13, a las 20 horas, en la Sala de Arte Créssida. La entrada será libre.

Además de la directora ecuatoriana, entre las 35 propuestas que se recibieron para la residencia también se eligió a una dupla de argentinos que llegará a Mérida a finales de octubre.

Cuando Cristina Baquerizo leyó la convocatoria investigó sobre Créssida y le pareció muy interesante su trabajo, lo que la motivó a enviar su proyecto.

Señala que ahora se encuentra en pleno proceso creativo, que trae consigo el entendimiento con los bailarines y la familiarización de ellos con el lenguaje dancístico con el que ella trabaja, lo que abarca la técnica.

Algo que le interesa es abordar el cuerpo en escena con una postura de honestidad, más allá de las formas y los estereotipos.

Considera que los artistas son los que hacen magia en el escenario, junto con otros recursos como la música y la iluminación.

La coreógrafa opina que estos proyectos son importantes para los artistas, pues ayudan a forjar redes internacionales y que se fortalezcan.— Iris Ceballos

Proyecto Residencia artística

Este viernes 13 se presentarán los resultados de la residencia de Cristina Baquerizo.

Escenas

“TIME (Traslado-Imagen- Movimiento-Espacio)” que la coreógrafa desarrolla con Créssida en el Conservatorio de Danza de Yucatán se integra de tres escenas.

Confección

La primera tiene que ver con la acción de tejer y coser en un sentido amplio, por ejemplo las relaciones personales.

Masa

La segunda escena se refiere a amasar y su sentido plástico: un símbolo de la familia y la comida.

Dejar atrás

La tercera se enfoca en el hecho de despojarse de algo, de limpiar lo que ha dejado huella en el pasado.

Aportaciones

La coreógrafa apunta que, si bien ella dirige la pieza, ésta es en realidad una coautoría, pues los intérpretes hacen aportaciones.

Sexagenario cae de una escalera mientras bajaba naranjas

Cartón de Tony: TESTAMENTADA