in

¿Has visto a Che Uinic? La leyenda del monstruo de la selva de Yucatán

Pocos saben del Che Uinic, pero algunas personas mencionan que se le ha visto rondaren el municipio de Tecoh y por la Ruta Puuc de Campeche.

YUCATÁN.—  México tiene un sinfín de leyendas: las hay románticas, con final tristísimo, macabras y mitológicas (que pueden tener un poco de las anteriores). Entre ellas hay una muy interesante y que al parecer muchos desconocían.

Se trata de un mito menos conocido que nació en la península de Yucatán: El Che Uinic, un gigante que habita en la selva y, según algunas versiones, es el terror de los turistas despistados.

¿Quién es el Che Uinic?

Su nombre se deriva de los vocablos mayas: wíinik (hombre), ch'éej (monte) o che' (árbol, madera y palo), así que puede traducirse de varias maneras: "el hombre de los montes" o "el hombre de los bosques".

Esta criatura de la mitología maya vive en cavernas, en la espesura de la selva, alejada de los grandes poblados y, sobre todo, de lo divino.

Generalmente, sale por las noches, ya muy muy tarde, seguramente a cazar para poder alimentarse. Su comida favorita son los humanos.

¿Cómo es el Che Uinic?

Este antropófago, que muchos llaman el 'Pie Grande yucateco', lo describen como un gigante o monstruo de cuerpo peludo y de color rojo, con una voz fulminante y grave, capaz de ensordecerte y dejarte paralizado del miedo.

Algunos le atribuyen poderes sobrenaturales pero, más allá de su aspecto y de merendarse gente, no hay mucho más.

Se dice que si alguien se aleja mucho de la civilización y se pierde en la selva a altas horas de la noche, seguro esta criatura aparecerá para devorar al perdido.

También se dice que parece musculoso pero, en realidad, no tiene articulaciones e incluso está deshuasado y, además, tiene los pies al revés, lo cual le dificulta caminar, por lo que tiene que usar el tronco de un árbol como bastón.

¿Cómo alejarse o escapar del Che Uinic?

Para escapar de él hay dos remedios, según quien lo cuente: correr tan rápido como uno pueda, pues con esa condición con la que el gigante se carga, será poco probable que te llegue a alcanzar.

Y la otra opción es tomar una ramita del suelo y bailar con mucha energía y gracias para hacer reír al Che Uinic para que este caiga al suelo.

Cuando logre levantarse, tú ya estarás a kilómetros de distancia. De hecho, el monstruo solo puede dormir apoyado en un árbol.

¿Dónde han visto al Che Uinic?

Algunos cazadores aseguran haberlo visto rondando por la selva de Yucatán, en el municipio de Tecoh y por la Ruta Puuc de Campeche que abarca cinco zonas arqueológicas: Edzná, Tohcok, Chunhuhub, Xcalumkín y Kankí.

Esta leyenda al igual que muchas existentes ha servido para enriquecer la cultura del estado, pero también para "reforzar la identidad de quienes comparten el mito", según lo explicado por el especialista Evia Cervantes.

¿Habías escuchado hablar del Che Uinic?

También podría interesarte: Descubren en cueva maya 137 impresiones de manos de niños (vídeo)

Gucci lanza sus primeros tenis virtuales; cuestan tan solo 250 pesos

Otro mexicano en Hollywood