in

Hay más fumadores pasivos

El consumo de tabaco es la principal causa prevenible de defunción en el mundo

Colillas de cigarro son la primera fuente de basura

El consumo de tabaco y la exposición al humo de éste generan daños a la salud desde el primer momento, y con el paso de los años pueden causar graves enfermedades de tipo respiratorio y cancerígenas que ponen en peligro la vida y afectan la calidad de vida.

Por eso, este año el lema del Día Mundial Sin Tabaco, que se conmemora el 31 de mayo, es “Comprometerse a dejar el tabaco”.

“El tabaquismo genera diversos problemas de salud no solo a quienes lo consumen, sino también a todos aquellos que están expuestos al humo del cigarro”, manifiesta Shanny Esther Cámara Canto, responsable del programa Edificio libre de humo de tabaco de la Secretaría de Salud de Yucatán.

Shanny Cámara asegura que desde el consumo del primer cigarro se daña el cuerpo, pues el humo puede alcanzar temperaturas lo suficientemente altas para causar quemaduras en los alvéolos pulmonares.

En general, el consumo de cigarrillos de tabaco y los cigarros electrónicos o vaporizadores causan daños a todo el sistema respiratorio y pulmonar, como la laringe, la faringe y los alvéolos, así como al corazón.

Hay personas que desde los primeros meses de consumir tabaco tienen síntomas, y otros generan enfermedades crónicas después de algunos años, siendo que las probabilidades de tener algún mal respiratorio aumentan en la medida en que se continúe con este hábito.

Shanny Cámara puntualiza que las afectaciones por la adicción al tabaco o la exposición al humo de éste de manera frecuente pueden causar cáncer de lengua, laringe, vejiga, riñón y pulmón, entre otros, y también enfermedades de origen cardiovascular como derrame cerebral y trombosis.

Afecta también a las embarazadas, ya sea que fumen o sean fumadoras pasivas, pues ocasiona bajo peso al nacer y está asociado a muerte súbita en el lactante.

Enfatiza que el humo del cigarro tiene unos 4 mil productos químicos, de los cuales 250 son nocivos y más de 50 son cancerígenos.

El cigarro electrónico es peor

Si del vaporizador o cigarro electrónico se trata, es incluso más dañino para la salud, pues a pesar de que no contiene nicotina, sí tiene otras sustancias que se usan para generar el vapor, como glicerina, que al contacto con el circuito para vaporizar a través de pilas se generan sustancias como cromo, níquel, mercurio y cadmio que entran al cuerpo y se van pegando a las arterias.

A su vez, el vapor que emana del dispositivo está lleno de sustancias, en su mayoría metales pesados para el cuerpo, por lo que no es un complemento para dejar de fumar, sino que es incluso más dañino que el tabaco, con la única diferencia que no genera un olor desagradable, pues hay innumerables olores y sabores para elegir, por lo que se crea una falsa sensación de que no hay daño y el consumo es alto.

Shanny Cámara manifiesta que no se tienen estadísticas sobre el uso de vaporizadores, pues por la pandemia aún no se dan a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco que debió reportarse en 2020.

Sin embargo, en lo que a tabaco se refiere, los últimos datos de la encuesta de 2016-2017, señalan que el Estado está en el lugar 21 en consumo de tabaco en fumadores activos, pero ocupa el lugar 20 en exposición de humo de tabaco y el lugar 10 en la compra de cigarros sueltos.

De sta última estadística llama la atención que el 60.3% de los fumadores compra cigarros sueltos, una cifra por encima de la media nacional que es de 40.1%.

En Yucatán la Incidencia en consumo de tabaco es de 15.4%, apenas por debajo de la media nacional: 17.6%.

Hay 43 mil personas que fuman diariamente y 188 mil personas que lo hacen de manera ocasional.

La cifra de personas expuestas al humo de cigarro, entre fumadores y no fumadores, es de 231 mil, es decir, hay más fumadores pasivos que activos.

Altamente contaminante

Shanny Cámara externa que el cigarrillo no solo daña a la persona, sino también tiene un impacto importante en el ecosistema, pues una colilla de cigarro contamina 8 litros de agua de mar y 50 litros de agua potable. De ahí que las colillas estén catalogadas como la primera fuente de basura mundial.

Recuerda que el año pasado se efectuó el “colillatón”, el primero en el Estado, en el puerto de Progreso, y en un lapso de trabajo entre las 8 y las 10 de la mañana se recolectaron 10,500 colillas tan solo en el malecón.

Adicción y ayuda

Resalta que es importante señalar que el cigarro es una adicción, una enfermedad como el alcoholismo y el consumo de drogas, por lo que para vencer esta adicción, lo primero que hay que hacer es tener el deseo de hacerlo.

Apunta que la SSY cuenta con los Centros de Atención Primaria en adicciones, seis en total, tres en Mérida y las otras en Ticul, Tizimín y Valladolid. Al año, entre 100 y 120 personas se acercan a estos centros a consultar por temas de tabaquismo.

El 31 de mayo, en vinculación con la Uady ofrecerán pláticas sobre el coronavirus y su asociación con el consumo de tabaco, y sobre los componentes para dejar de fumar. Esto será a las 5:45 de la tarde, en la página de Facebook Rectoría Uady.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Quinto tropiezo sultán al hilo