in

Hay que ser unas personas íntegras

“La integridad es vivir con rectitud y honradez en todo tiempo”

Reflexiones del diario vivir

Yeny Canché Canul (*)

Uno de los valores que toda persona debe cultivar es la integridad. Ser íntegros no tiene que ver con el nivel socioeconómico, la educación o las costumbres; ser una persona íntegra es una decisión personal, pues nosotros decidimos ser o no íntegros, porque de ello dependerá que las demás personas confíen o no en nosotros.

Una persona íntegra siempre hace lo correcto actuando de la misma forma en privado que en público, haciendo todo lo bueno para sí misma sin afectar los intereses de otros individuos. Una persona íntegra es digna de confianza.

La integridad es vivir con rectitud, bondad y honradez en todo tiempo, y una persona que vive íntegramente es intachable, se ocupa y preocupa por no tener ninguna circunstancia por la que pueda avergonzarse ni arrepentirse o ser señalada. Muchos consideran que la integridad depende de la educación, pero éste es un error, pues se puede tener o no formación académica y ser íntegro, o haber tenido oportunidades educativas y carecer de integridad.

Ser íntegros significa que lo correcto está por encima incluso de nuestros propios intereses o los intereses de los demás. Desafortunadamente, muchas veces el ser humano se deja arrastrar por entrar a un círculo, quedar bien con una persona e incluso por crecimiento personal o profesional, hasta económico, haciendo a un lado la honestidad, la honradez, la lealtad, la veracidad y el respeto a los demás pasando encima de ellos.

Alguien que es íntegro querrá rodearse de personas íntegras. Las empresas y los negocios necesitan personas íntegras, y aun la vida personal de todo individuo requiere integridad, pues es vital para las relaciones personales, llámense amistades, matrimonio, familia, etc.

Debe importarnos cómo somos vistos por los demás, debe importarnos cómo actuamos en lo secreto donde nadie ve, debe interesarnos ser personas confiables y honestas, porque el que camina en integridad anda confiado, mas el que pervierte sus caminos será quebrantado.

No hay que olvidar que los ojos de Dios están en todo lugar, mirando a los que actúan con integridad y a los que no. Siempre tenemos la oportunidad de rectificar y actuar correctamente.

Fundadora de la organización Sublime Amor.

 

Cruz Azul no pasar apuros hoy