in

Incansable labor en Yucatán

Sobre estas líneas

La obra Marista, con más de 100 años de presencia

Hace más de 100 años que se tiene presencia de la obra Marista en Yucatán, con la llegada de los primeros Hermanos Maristas, y aunque con una pausa por motivos políticos, desde entonces no han dejado de trabajar en el Estado bajo la misión educadora que los ha hecho fundar varios colegios y obras sociales.

Como informamos, hHace unos días el Centro Universitario Montejo (CUM) recordó con una misa de acción gracias el 60o. aniversario de la fundación del colegio, lo que hizo recordar la historia Marista en el Estado.

De acuerdo con datos recabados, en 1899 México recibió a los primeros tres Hermanos Maristas que llegaron de Francia; y el 20 de octubre de ese mismo año se inició la obra Marista en Yucatán.

En esa primera época: llegaron los hermanos Armancio, Paxentius, Magno, Tomassi y Ligorio, quienes fundaron las escuelas de artes y oficios en los municipios de Mérida, Motul, Valladolid, Maxcanú, Espita y Ticul.

La primera escuela Marista en Yucatán fue “San Rafael”.

En tiempos del gobierno de Salvador Alvarado los Hermanos Maristas fueron expulsados de la entidad, y el 13 de enero de 1930 se inició la llamada “segunda época”, pues a solicitud del arzobispo de Yucatán, monseñor Martín Tritshler y Córdoba, los Hermanos Maristas retornaron al Estado.

Esta vez encabezados por el hermano Luis G. Quiroga como director, y José Sámano, Alejandro García y León Méndez como maestros, quienes fundaron el Colegio Montejo en una casona situada en el número 512 de la calle 63.

Un año después, el Colegio Montejo se trasladó al predio No. 346 de la calle 60 hasta principios de 1954 cuando se construyó el local de Itzimná que hasta hoy ocupan.

En 1960, a petición de la sociedad yucateca, se fundó la sección de preparatoria en el local de Itzimná, nivel que junto con el de secundaria se trasladó en enero de 1971 al local que hasta la fecha ocupan en la calle 60 Norte, al que se da el nombre de CUM.

El ciclo escolar de 1966 se inició con una renovación y evolución total, pues fue a partir de entonces que el Colegio Montejo aceptó en su matrícula a las primeras niñas en un edificio con salones totalmente renovados y estrenando nuevo y actualizado plan de estudios.

Lo propio se hizo en el nivel preparatoria en 1976, y en 1993 se comenzó a aceptar alumnas en la sección de la secundaria.

Tres años después, el 2 de septiembre de 1996, se inauguró la Universidad Marista, con lo que se completa su oferta educativa que va desde jardín de niños hasta posgrado.

Los colegios Maristas se caracterizan por ofrecer una educación que integra espiritualidad, cultura y vida, inspirado en la experiencia solidaria de San Marcelino Champagnat, fundador de la congregación de los Hermanos Maristas, para contribuir en la formación de buenos cristianos y virtuosos ciudadanos con corazón compasivo.

Cada nivel educativo engloba fines específicos, por ejemplo, la Universidad Marista está orientada a la formación integral de egresados con un alto perfil académico, humano y cristiano. El modelo de formación reconoce la necesidad de promover los aprendizajes del ser, del hacer, del aprender y del convivir.

Parte de los valores que enarbola son: trabajo honesto, productivo y perseverante; verdad, equidad y justicia; respeto a la dignidad humana; y ser para servir.

Aunado a las obras educativas, los Hermanos Maristas llevan al cabo obras sociales y de formación vocacional, por ejemplo, por medio de la Pastoral Juvenil Marista, que se extienda más allá de los muros del colegio, mediante la catequesis en comunidades de Yucatán y las misiones en zonas como la Sierra Tarahumara,

También manejan programas de huertos familiares y animación comunitaria, cuentan con el Centro Marista de Atención Social San José (Cmass) y el Centro Marista de Desarrollo (Cemade), este último en la colonia Emiliano Zapata Sur, donde se ofrece a niños, jóvenes y adultos formación en las áreas de deporte, arte, computación, idiomas, música y nivelación académica, entre otros.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

 

Serpientes no sustituyen al cubrebocas: autoridades tras inusual hecho

Reconocen con un premio a quinceañera que donó comida