in

J.K. Rowling desmiente rumores

Aspecto de una visita de varios niños y jóvenes fanáticos de la saga “Harry Potter”

“Harry Potter” no se inspiró en una librería de Oporto

EDIMBURGO/LISBOA (EFE).— La escritora británica J.K. Rowling, autora de la saga “Harry Potter”, ha desmentido algunos de los mitos más famosos sobre la creación de estas novelas y ha descartado que su origen se diese en Edimburgo, una de las ciudades que más explota turísticamente la historia del joven mago.

La revelación, que ha sorprendido y golpeado el ánimo de muchos portugueses en medio de la desescalada, llegó de forma casual a través de Twitter, red social muy utilizada por la escritora para comunicarse con sus miles de fans, donde afirma que la cafetería The Elephant House, ubicada en el centro de Edimburgo, no fue el lugar de origen de Harry Potter, como defiende el negocio, sino que cuando lo visitó ya llevaba “varios años” trabajando en la novela.

“Estaba pensando en poner una sección en mi página web sobre todas las supuestas inspiraciones y lugares de nacimiento de ‘Harry Potter’. Estuve escribiendo ‘Harry Potter’ durante varios años antes de poner un pie en este café, así que no es el lugar de nacimiento, pero escribí allí, ¡así que lo dejaremos ir!”, dijo la autora en respuesta a la pregunta de un usuario.

“Si uno define el lugar de nacimiento de “Harry Potter” como el momento en que tuve la idea inicial, entonces fue en un tren entre Manchester y Londres”, tuiteó J.K. Rowling.

Esta conversación animó a otros fans de “Harry Potter” a preguntarle sobre la veracidad de varias localizaciones y confesó no solo que la escuela de Hogwarts no está inspirada en algunas instituciones de la capital escocesa que se atribuyen el mérito, sino también que la librería Lello, en Oporto, Portugal, fuese la idea sobre la que construyó la biblioteca del colegio de magos.

“A veces escucho que Hogwarts se basó en una u otra escuela de Edimburgo, pero eso también es 100% falso. ¡Hogwarts fue creado mucho antes de que viera cualquiera de ellas!”, señaló la escritora escocesa, que destacó que sí terminó de escribir “Harry Potter y las reliquias de la muerte” en el hotel Balmoral de la ciudad.

“Por ejemplo, nunca visité esta librería en Oporto. ¡Ni siquiera sabía de su existencia! Es preciosa y me gustaría haberla visitado, ¡pero no tiene nada que ver con Hogwarts!”, escribió junto a una foto de Lello, un impresionante recinto de estilo neogótico de 114 años de antigüedad.

Sin embargo, para los “decepcionados” con esta noticia, como los calificó J.K. Rowling, contó que sí estuvo trabajando en The Majestic Café de Oporto, donde la autora vivió dos años, a principios de los 90, cuando logró un trabajo dando clases de inglés. Se casó con un portugués y una vez roto el matrimonio, se marchó.

La historia asumida era que la escritora se había inspirado en Lello para crear las escaleras de Hogwarts que se mueven solas o incluso podría haber sido la base para la tienda de libros “Flourish and Blotts”, donde Potter y sus compañeros compran cada año los libros para ir a Hogwarts.

Saber que no es así dolió en Portugal, donde también afloró cierta indignación con la autora: ¿Cómo es posible que viviera dos años en Oporto y nunca entrase, dada su pasión por la lectura, en la librería con más antigüedad de la ciudad?

Y en el ojo del huracán Lello, que ha presumido sin ambages de la presunta inspiración que la británica encontró aquí y que ahora, fuentes de la librería dijeron que prepara una respuesta en forma de comunicado.

Desde 2015 la librería cobra 5 euros a quienes entran, cantidad que se descuenta si compran un libro. La decisión se tomó por el impresionante flujo de turistas (llegaba a recibir 5,000 diarios en época alta) que acudían atraídos por la saga y se hacían selfis en esas escaleras hoy denostadas.

Con este sistema se incrementaron las ventas, que rondan los 1,700 ejemplares por día, lo que ha convertido a Lello en la tienda que más libros vende de Portugal.

La librería estima que el 55% de los visitantes son lectores, lo que hace que el resto (pottermaníacos o simplemente personas que querían apreciar la arquitectura de una de las atracciones turística de Oporto) deje beneficios por entrada que han permitido una enorme remodelación del espacio durante los últimos años.

Ante la dimensión de la decepción portuguesa, J.K. Rowling, que siempre ha elogiado al país, trató de recomponer el ánimo, horas más tarde y de nuevo en Twitter.

“Si anima a la gente decepcionada por la librería en Oporto, escribí aquí algunas veces. Esta fue probablemente la cafetería más bonita en la que he escrito, de hecho. El Café Majestic en la rua Santa Caterina”, apunta junto a una foto del famoso establecimiento.

“Así van las desventuras del turismo en Oporto. Un día estás arriba, otro abajo”, reaccionaba un usuario en Twitter, donde se han multiplicado las bromas que auguran un incremento imposible de los precios de un café en el Majestic, a la sazón otro de los lugares que cuenta con más turistas que locales en los últimos años.

“Al final, ¿de qué se acuerda J.K. Rowling sobre Portugal?”, titula el Diario de Noticias, que ha recopilado además “todos los sitios que no inspiraron a J. K. Rowling”, porque la Lello no es la única “afectada”.

Rescatando declaraciones antiguas de la escritora, se encuentran referencias genéricas a su vida en Oporto, cuyos puentes, paseos y edificios antiguos elogió, pero nada sobre el Majestic o sobre Lello.

“Me quedé encantada con el fado, la música tradicional melancólica que refleja a los propios portugueses que, según mi experiencia, tiene una calma y una gentileza únicas entre los pueblos latinos que conocí hasta ahora”, expresó al británico “The Guardian” hace un año y medio.

J.K. Rowling, que pasó un buen rato hablando de todos “los sinsentidos” sobre las inspiraciones de sus libros, también destacó que su favorito es el que asegura que usó un parquímetro ubicado en Edimburgo mientras escribía “Las reliquias de la muerte”.

“No sé conducir”, fue su respuesta.

J.K. Rowling bromeó sobre el hecho de que múltiples negocios, entre cafeterías, librerías, hoteles y restaurantes de todo el mundo, aseguren que pasó por allí durante el proceso de creación de alguna de sus novelas, con una foto de un letrero de un café de Edimburgo que asegura que la autora “nunca escribió” allí.

“Vi ese letrero cuando estuve allí hace un par de años y me hizo reír. Estoy pensando en ir y escribir allí algún día para que tengan que corregirlo: “... excepto esa vez”, ironizó.

 

Titulo segundo titulo

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae, aliam

dfsf

dfdffsff

Prevé un mayor impacto en el PIB

La colaboración de Aitana y Reik supera distancias