in

Jesucristo, en vos confío

“En la actualidad muchas personas viven momentos de dificultades

Herminio J. Piña Valladares(*)

A Mons. Fermín Sosa Rodríguez, nuncio apostólico de Papúa Nueva Guinea, que recibirá la ordenación episcopal en el Santuario de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Izamal

En muchos países del mundo se celebra en junio la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, con el objetivo que las personas lo veneremos y honremos.

La difusión a la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a Santa Margarita María Alacoque, religiosa de la Orden de la Visitación, quien tenía un gran amor por Jesús y se le apareció en varias ocasiones para decirle que amaba a todos los hombre y mujeres y que le dolía que las personas se alejaran de él por el pecado. Durante estas vistas Jesús le pidió que nos enseñara a quererlo más, a tenerle devoción a rezar y sobre todo a tener un buen comportamiento para que su corazón no sufra más con nuestros pecados.

El confesor de santa Margarita fue San Claudio de la Colombière, quien, creyendo en las revelaciones místicas que ella recibía, propagó la devoción y los jesuitas lo extendieron hasta América Latina y México.

Jesucristo le prometió a Santa Margarita que si una persona comulga los primeros viernes de cada mes durante nueves meses seguidos le concederá lo siguiente:

1.— Les daré todas las gracias necesarias.

2.— Daré paz en su familia.

3.— Los consolaré en todas sus aflicciones.

4.— Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.

5.— La gracia de la penitencia final; es decir no morirán sin haber recibido los sacramentos.

El padre Mateo Crawley ideó un movimiento de regeneración de las familias y de la sociedad por medio de la entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares y en México también se propagó la devoción.

En la actualidad muchas personas viven momentos de dificultades o grandes problemas, por lo anterior volvamos la mirada al corazón misericordioso de Jesucristo: porque tanto amó Dios al mundo que nos entregó a su hijo unigénito.

El papa Francisco ha declarado en muchas ocasiones que Dios es amor, recurramos a él porque nos ama con un amor infinito. Recodemos el bellísimo pensamiento: “Sagrado corazón de Jesús, en vos confío. Sagrado Corazón de Jesús, tenemos confianza en ti”.

Abogado y asesor jurídico. hjpvdirector@hotmail.com

 

A la venta 2,500 casas

El PRI, el gran perdedor