in

José Uriarte pinta rostros sonrientes

El pintor sinaloense José Uriarte

Al sinaloense le gustaría exponer en esta ciudad

De la brocha gorda pasó al pincel y del pincel a la espátula, y así como la vida le ha demandado y su pasión por el arte le ha impulsado, cambió de instrumentos, pero nunca ha dejado de pintar, de recrear personajes, de compartir la alegría y el colorido que caracterizan sus obras, tal y como lo ha hecho desde hace más de 35 años.

El pintor José Uriarte se ha adaptado a las circunstancias que le tocan vivir, las pasadas y las presentes, sin perder el optimismo y las ganas de pintar.

La sensibilidad del artista se plasma en el lienzo, en los retratos que crea de decenas de personas que le rodean, la familia, los amigos, los conocidos, rostros de cualquier ser humano llaman su atención.

Es quizá el fulgor de la mirada, y en definitiva, la sonrisa lo que cautiva al pintor sinaloense, pues una característica de sus obras son los rostros sonrientes.

Transmite la energía, la alegría, le dijeron una vez en la escuela de artes, y no sólo lo hizo, sino que construyó una corriente propia que lo ha acompañado toda su trayectoria.

José Uriarte está de visita en Mérida, pues una de sus hijas radica en la ciudad. Aprovechando su estancia platica con el Diario sobre su trabajo artístico, el cual sigue realizando sin importar donde esté. En casa de su hija tiene un pequeño estudio que han habilitado para él, y donde los últimos días ha pintado varias obras.

Obra muy personal

José Uriarte señala que su pintura es muy personal, al retratar a la gente que lo rodea, como su hija y su nieto de cuatro años.

Comparte que desde hace varios años visita Mérida con regularidad para ver a su hija, y ha pintado varios cuadros durante sus estancias, de manera que tiene en la ciudad varias obras, aunque nunca ha expuesto aquí.

Eso es algo que quisiera cambiar, mostrar su trabajo artístico a los yucatecos, “espero hacerlo la próxima vez que regrese”, expresa.

Y es que señala que el trabajo de los pintores del norte del país no se ve mucho en el sur y viceversa.

José Uriarte, cuenta que desde niño le gustaba dibujar, y como en casa los recursos eran pocos, en la escuela, donde sus compañeros sabían de sus habilidades, solía hacer los retratos de los personajes que les pedían para las tareas escolares.

Así que pintaba a Zapata o a Hidalgo, o a quien fuere a cambios de una pequeña cuota, y con eso sacaba para las paletas, dice.

Su gusto por la pintura nació desde la infancia, pero fue hasta que cumplió 30 años que entró a estudiar formalmente a la Universidad.

Antes de eso era pintor de brocha gorda, pero un día acudió a la escuela de arte a pedir una oportunidad y el director se la dio.

Transitó entonces esos años con dos herramientas en la mano, la brocha gorda y el pincel. La primera la dejó años después, cuando pudo dedicarse por completo al arte.

El uso de la espátula en lugar del pincel vino hace siete años, cuando sufrió una embolia que le restó movilidad en la parte derecha del cuerpo.

“Soy ambidiestro de toda la vida, escribo con la mano izquierda, pero dibujaba con la derecha”.

Tras el accidente cerebrovascular, el sinaloense decidió pintar con la mano izquierda y se dio cuenta de que podía hacerlo. La espátula le resultó el elemento más idóneo y por ello ahora pinta con esa herramienta, que domina perfectamente.

“Mientras haya vida hay que seguir pintando”. Defiende el libre pensamiento en los artistas, y la idea de que no pueden ser amargados por que las cosas no siempre salen como quieren, de ahí el optimismo que comparte con sonrisas en sus cuadros.— Iris Ceballos Alvarado

 

José Uriarte Más

Tiene 71 años y ha hecho 75 exposiciones individuales. No le gustan las colectivas.

En Mazatlán

Antes de venir a Mérida inauguró una exposición en Mazatlán, integrada por obras que pintó durante el año pasado.

Actual

Le gusta exponer siempre obra nueva, no trabajos pasados sino actuales, varias de las obras que ha estado pintado los últimos meses serán parte de una exposición que programa en Ciudad de México para 2022, y que seguramente complementará con obras que realice ese mismo año.

Dos estilos

Su estilo pictórico se funde entre el impresionismo, como lo califican algunos, y el expresionismo, como lo define él mismo.

A la venta 2,500 casas

El PRI, el gran perdedor