in

Juega con el público

Una mujer posa con la obra de Olafur Eliasson “Stardust Particle” (2014) durante la presentación a la prensa de la retrospectiva de la obra del artista danés en la Tate Modern de Londres

La percepción es fundamental para Olafur Eliasson

LONDRES (EFE).— Una ventana imaginaria, una lluvia ficticia o una niebla que no lo es, son algunas de las obras con las que Olafur Eliasson juega con la percepción de quienes contemplan sus creaciones en la Tate Modern.

El prestigioso museo de arte contemporáneo londinense acogerá desde mañana y hasta el 5 de enero de 2020 la primera gran retrospectiva de este artista danés que ya hizo historia en ese mismo espacio en 2003.

Eliasson creó el llamado “Proyecto del Tiempo”, una instalación en la Sala de Turbinas, de 250 metros de longitud, que a través de espejos, lámparas y un efecto niebla formaba un gran sol crepuscular, que causó sensación entre los millones de visitantes que se acercaron a contemplarlo hace 16 años.

Un éxito que recordó ayer la directora de la Tate Monder, Frances Morris, durante la presentación a la prensa de la exposición, titulada “Olafur Elliasson: In Real Life”.

“No teníamos ni idea de cómo iba a responder el público a esta instalación inmaterial llena de niebla y luz, y el público supo interactuar con la obra”, señaló la directiva, que aseguró que esa reacción cambió “muy significativamente” su idea de cómo utilizar el edificio, que se encontraba por aquel entonces en sus primeros años de vida.

“Esta es la primera vez, para aquellos que disfrutaron de ese ‘Proyecto del Tiempo’ y de toda una generación que ha venido después, de explorar todo el trabajo de Eliasson”, apostilló.

Metal, cristal, musgo o agua son algunos de los materiales que utiliza Eliasson para sus obras, que suele hacer a gran escala, y en las que también cobran especial relevancia sustancias inmateriales como la luz.

Esta última es precisamente la que da la bienvenida al espectador, que al subirse en el ascensor para acceder a la exposición se topa con parte de la primera obra “Room for one color” (Habitación de un solo color” (1997), en la que el naranja se apodera de sus pupilas.

Ejes de su obra

El interés artístico de Eliasson se centra en tres aspectos principales: su preocupación por la naturaleza, sus investigaciones sobre geometría y su estudio sobre la percepción humana. Tres áreas que pueden apreciarse a la perfección a lo largo del recorrido, en el que además adopta un papel importante la infancia del danés en Islandia, país al que rinde homenaje a través de la serie fotográfica de sus glaciares de 1999.

Otra de las obras más llamativas de la colección, y que es la imagen de promoción de la muestra, es “Your uncertain shadow (Colour)” (tu sombra incierta (color) (2010), parte de la colección contemporánea del madrileño Thyssen-Bornemisza.

En esta pieza el observador se encuentra con su propia sombra en diferentes tamaños y colores, proyectada sobre una pared blanca, un tipo de arte centrado en el reflejo de los objetos —en este caso personas— que también puede verse en la obra “Stardust Particle” (partícula de polvo de estrellas) (2014).

Junto a esta creación, en un enorme círculo geométrico ubicado al comienzo del recorrido, el propio Olafur Eliasson ofreció este martes unas palabras a los medios.

“Es interesante que muchos de los trabajos, aunque estén hechos hace mucho tiempo, siguen teniendo algo que ofrecer o pueden contribuir al diálogo que tenemos hoy en día“, manifestó el artista.

“Efímero, sostenible, experiencia, medio ambiente o sostenibilidad son temas que se han convertido en algo cada vez más importante”.

Obra

Olafur Eliasson hizo historia en la Tate Modern de Londres hace 16 años.

Retrospectiva

La muestra reúne más de cuarenta obras creadas desde 1990 hasta la actualidad, muchas de las cuales no se han visto nunca antes en el Reino Unido y otras que han sido realizadas especialmente para la ocasión.

Los Leones ganan 11-3 en el primer juego de la serie

Cartón de Tony: Silicon Vilay