in

La Alta Costura se democratiza

Por la pandemia pierde el valor de la exclusividad

Creaciones para el otoño e invierno 2020-2021 de la firma Viktor&Rolf, que se presentaron en la última jornada, ayer, de la abreviada Semana de la Alta Costura de París
No estaba en el calendario oficial, pero Jean-Paul Gaultier participó en las jornadas de la Alta Costura
Diseños con que el dúo holandés Viktor&Rolf transmite la idea de amor en su colección de Alta Costura

PARÍS (EFE).— Valentino puso el cierre a la Alta Costura de París, una experiencia que, sin la magia del directo, se ha democratizado visualmente. El cambio era necesario, pero lo cierto es que esta costura solo tiene sentido por la exclusividad.

Nadie se podía imaginar que en solo unos meses la Alta Costura, el bastión de la industria textil, perdiera el secretismo de la que fue dueña durante décadas.

Pero el Covid-19 embistió con fuerza al sector y las reglas del juego ya son otras. Son tiempos de distanciamiento social y también de contención de gastos.

“La Alta Costura ya no es para una primera fila elitista, es universal gracias a las redes”, declaró ayer el español Alejandro Gómez Palomo, alma de la firma Palomo Spain que el próximo lunes presentará su nueva colección para hombre en el calendario oficial de París.

Las tres jornadas virtuales dejaron en claro que la Alta Costura se democratizó visualmente. El “online” tiene ahora el poder, incluso para las firmas que viven de la tradición, como Dior, Chanel y Schiaparelli.

Parecería que ya no es necesario comprar Alta Costura para disfrutarla, porque lo importante es la expectación y la magia. Un pensamiento erróneo porque los bocetos no tienen sentido si no se materializan en prendas exclusivas. O tal vez sea acertado porque evoca ilusiones múltiples.

Y eso es lo que debió pensar la casa Valentino, que presentó “Of Grace and Light”, vídeo de un solo minuto en blanco y negro en el que se proyecta creatividad.

Con este aperitivo, la firma italiana, bajo el mando de Pierpaolo Piccioli, puso punto final a la Alta Costura de París e invitó a ver una nueva actuación digital en vivo que tendrá lugar el próximo martes 21 en Cinecittà Studios de Roma, “donde se creará un diálogo entre el toque humano y digital”, según se explicó en Instagram.

De la ansiedad al amor

Antes, Viktor&Rolf presentó su colección otoño-invierno 2020 “Change”, en la que ofrece una nueva visión de la moda con solo nueve piezas distribuidas en tres grupos, que simbolizan “ansiedad, confusión y amor”, según precisaron Viktor Horsting y Rolf Snoeren.

Con un camisón, una bata y un abrigo llevaron a la Alta Costura los diferentes estados mentales de la sociedad durante el confinamiento.

Si en el primer grupo la ansiedad se dibuja con nubes y tonos grises, en el segundo los emoticones y los tonos naranjas sirven para reflejar el desconcierto de las redes sociales en esos días. Finalmente, los corazones se encargan de apuntalar el amor y la serenidad. “El cambio es necesario”, advierte el dúo creativo holandés.

Aunque no estaba en el calendario oficial, en la plataforma virtual de la Federación de Alta Costura también se mostraron imágenes de Jean-Paul Gaultier sobre una nueva generación de musas que “devuelven a la vida lo mejor de los archivos de Alta Costura de esta casa”.

 

 

Obituario: Raúl Alberto Rojas Aguayo

Alemania baja su inversión en México