in

La bendición del matrimonio

El matrimonio es una bendición muy hermosa de parte de Dios

Reflexiones del diario vivir

Yeny Canché Canul (*)

¿Te has casado? Entonces has recibido una bendición muy hermosa de parte de Dios, ya que Él creó la ayuda idónea para ti, así que la mujer o el hombre con el que te casaste es ese apoyo, permitiendo Dios unir sus vidas.

Desafortunadamente hay muchas cosas alrededor que hoy destruyen los matrimonios, y esta generación ve el matrimonio sin el gran valor de muchos años atrás, donde celebraban las bodas de papel, algodón, plata u oro según los años que llevaran de casados, y más allá de la celebración, lo más maravilloso era ver cómo dos personas que se prometieron amor en la abundancia, o escasez, salud o enfermedad estarían juntos, amándose, cuidándose, procurándose, ayudándose y respetándose, hasta entregar su vida por la otra persona.

Quizá te tocó escuchar o ver matrimonios que lo único que los separó fue la muerte, y seguramente fue un matrimonio que pasó dificultades, pero que en medio de cualquier adversidad se tuvieron uno al otro sin olvidar la promesa que hicieron delante de Dios.

El matrimonio es algo sagrado, y depende de las parejas mantenerlo así y no corromper la unión que han hecho dejando padre y madre para casarse haciéndose uno, pues al unirse, ya no son dos, sino uno, y a partir de ese momento cada uno se hace responsable del otro, sin dar lugar a infidelidades, mentiras, violencia, etc.

El hombre es la cabeza del hogar, proveedor, protector, amando a su mujer sin ser duro con ella y la mujer edifica el hogar, cuidando y atendiendo de su hogar, esposo e hijos, teniendo presente que su esposo ahora es a quien debe someterse, aunque la palabra sometimiento causa controversia, pero en realidad sometimiento al esposo es respeto, porque él tiene una responsabilidad muy grande que Dios le ha dado y es ser cabeza del hogar, sin abusar de la posición que Dios le ha dado.

El matrimonio es más que solo amarse, es un compromiso para toda la vida, y solo quienes comprendan esto e inviten a Dios en medio de ellos, serán quienes día a día con esfuerzo, dedicación, paciencia, mansedumbre y amor construirán su matrimonio juntos hasta que la muerte los separe.

Pide a Dios cada día por tu matrimonio, Él les ayude, guíe y bendiga, en tiempos de prueba o dificultad.

Fundadora de Sublime Amor

 

Colapso en la Línea 12 del metro deja un convoy suspendido y 13 muertos (vídeo)

Henry Martín no es investigado por su hermano; será citado a declarar